El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, advirtió hoy que los problemas de escasez de gasolina en la ciudad a causa de los destrozos que causó el ciclón "Sandy" pueden durar varios días.

"Nos va a tomar un poco de tiempo", dijo Bloomberg en una rueda de prensa, en la que explicó que las bombas que suministran el combustible necesitan electricidad y hasta que no se restablezca por completo no se podrán poner en marcha para reponer el suministro.

No obstante, aseguró que las autoridades locales, federales y la Guardia Costera están trabajando para abastecer a la ciudad.

El 38 por ciento de las gasolineras de Nueva York no disponían de suministro este sábado, según la agencia gubernamental de información de Energía (EIA), una cifra menor que el 67 por ciento registrado el día anterior.

Bloomberg señaló que de los 460.000 usuarios que permanecían este viernes sin electricidad, 194.000 ya han recuperado el servicio. Los usuarios más afectados están en la zona residencial de Queens y la mayor parte de Manhattan ya cuenta con suministro eléctrico.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció hoy el despliegue de camiones militares de reparto de gasolina por la Gran Manzana donde las colas en las gasolineras se han extendido durante varias horas.

Los camiones se desplegarán en cinco puntos, algunos de ellos en los más afectados de la región de Nueva York, y repartirán gasolina directamente de la cisterna a los vehículos, aunque con un límite de 10 galones (38 litros) por cada uno.

La Agencia de Logística de Defensa anunció por su parte que comprará 27,7 millones de litros de gasolina y diesel para enviar a las zonas más afectadas por el ciclón y complementar la acción del sector privado.

En Nueva Jersey, el gobernador Chris Christie anunció la pasada noche que en una docena de condados del norte se limitará el suministro de gasolina en función del último número de la placa de matrícula y del día del mes (pares e impares).