El aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, pidió hoy a los estadounidenses que el próximo martes voten por "el cambio real", que se mide en logros y "no en palabras", en un discurso en Wisconsin que usará como alegato final en los cuatro últimos días de campaña.

Hace cuatro años, el presidente Barack Obama, que aspira a la reelección, "prometió mucho y se ha quedado muy corto", declaró Romney en un mitin en West Allis, en el estado clave de Wisconsin.

"Obama prometió cambio, pero no ha cumplido", enfatizó Romney, quien agregó que el presidente no ha colaborado con los republicanos para sacar adelante leyes en el Congreso, ha "matado" empleos en lugar de crearlos y ha duplicado el déficit en vez de reducirlo a la mitad.

Ahora Obama "hace nuevas promesas que no podrá cumplir" porque seguirá "por el mismo camino", lo que llevará al país a tener "20 billones de dólares de deuda y un desempleo agobiante", advirtió Romney al alertar de que, si no hay un "cambio de rumbo", Estados Unidos podría verse abocado a otra recesión económica.

"La pregunta en esta elección se reduce a esto: ¿quieren más de lo mismo o un cambio real?", remarcó el aspirante republicano.

Asimismo, prometió que desde su primer día como presidente ayudará a los estadounidenses a que vuelvan a trabajar, justo después de que se conociera que en octubre aumentó una décima la tasa de desempleo, hasta el 7,9 %, y más personas retornaron a la fuerza laboral.

El candidato repasó de nuevo su plan de cinco puntos para crear empleos que repite en casi todos sus mítines: independencia energética, impulso al comercio, especialmente con Latinoamérica, una ley de reforma laboral, reducción del gasto público y fomento a las pequeñas empresas.

"Si usted cree que podemos hacerlo mejor, que Estados Unidos debería estar en un mejor camino, si está cansado de estar cansado, entonces le pido que vote por un cambio real", dijo Romney.

Afirmó, además, que el país está "a cuatro días de un nuevo comienzo", en referencia a las elecciones del próximo martes, y añadió que estará basado "no en promesas ni en retórica hueca", sino en "sólidos planes y resultados comprobados" como los que obtuvo durante su gestión como gobernador de Massachusetts (2003-2007).

Este alegato final para pedir el voto centrará los discursos de Romney en estos últimos días de campaña.

A última hora de este viernes Romney participará en un gran acto de campaña en Ohio en el que le acompañarán un centenar de gobernadores, senadores, alcaldes y otros políticos republicanos, que se embarcarán después en una gira por varios estados.