La Unión de Naciones Suramericanas no será invitada a observar las elecciones de abril próximo porque carece de una posición imparcial sobre la situación política paraguaya, según anunció el viernes el presidente Federico Franco.

En conferencia de prensa en el pueblo Caacupé, a 54 kilómetros al este de Asunción, Franco recordó que "Paraguay fue suspendido (de la Unasur) estando ausente en la reunión (de Mendoza, Argentina) porque no se permitió la presencia de sus representantes, por tanto no pudo defenderse".

"Unasur está integrada por el bloque Alba, que son Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, entre otros y son países que nos condenaron sin que podamos establecer nuestra defensa; no podemos esperar una posición imparcial de parte de ellos", añadió el mandatario.

No obstante, el canciller José Félix Fernández aclaró que los representantes de Unasur podrán ingresar al Paraguay libremente como lo hacen otros extranjeros, sólo que lo harán sin privilegios diplomáticos ni acceso a lugares restringidos a quienes se acrediten oficialmente, como los que tendrán los observadores de la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea.

El depuesto ex presidente Fernando Lugo, por su parte, difundió la noche del viernes un comunicado expresando que "solamente una democracia real, transparente y participativa no teme que se la observe y menos aún, que se produzca la participación".

"La democracia no es solamente una cuestión de voto o elección. No es tener instituciones funcionando. Siempre decimos que se deben democratizar la economía y los medios de comunicación para que en todas partes llegue la verdad", señaló.

En los comicios del 21 de abril los paraguayos elegirán presidente, vicepresidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 parlamentarios del Mercosur, y 17 gobernadores departamentales con sus legisladores locales.

Paraguay fue suspendido el 29 de junio como miembro activo de la organización regional como castigo por la destitución del entonces mandatario Fernando Lugo en un juicio político en el Senado. Fue reemplazado por Franco, que era vicepresidente, para completar hasta el 15 de agosto de 2013 el periodo de gobierno.