El presidente estadounidense, Barack Obama, ordenó hoy el uso de las reservas de gasóleo de calefacción para aliviar la escasez de combustible en las comunidades afectadas por el huracán "Sandy", informó la Casa Blanca en un comunicado.

El mandatario pidió al Departamento de Energía que desbloquee las reservas de diesel ULSD para poder distribuir el combustible y "proveer alivio inmediato a la región afectada".

Obama ha tomado la decisión "basada en los consejo del secretario de Energía y en información sobre el impacto del huracán "Sandy" en los canales de abastecimiento y distribución" en los estados afectados por el ciclón.

La Casa Blanca indica que la medida intenta paliar las "graves interrupciones en el suministro de energía como resultado del huracán Sandy" y la transferencia de las reservas de gasóleo solo se interrumpirá cuando el Departamento de Energía considere que se han satisfecho las necesidades ante la emergencia.

El huracán "Sandy" golpeó la costa este de Estados Unidos esta semana causando más de un centenar de muertes y ocasionando graves daños a refinerías de petróleo e infraestructuras de distribución de combustible, como oleoductos, terminales y puertos.

Además, el esperado aumento de la demanda de las personas afectadas por el corte del suministro ha obligado al Gobierno estadounidense a tomar medidas excepcionales a las puertas de que comience el invierno.

Los esfuerzos de recuperación de la costa este de Estados Unidos tras el paso de "Sandy" continúan hoy centrados en el restablecimiento del suministro eléctrico así como en el aprovisionamiento de petróleo y gas, cada vez más escasos en las zonas afectadas, donde se registran largas esperas para conseguir gasolina.

Asimismo, el Departamento de Seguridad Nacional aprobó el levantamiento temporal de las limitaciones a los buques de transporte extranjeros, con el objetivo de que petroleros adicionales abastezcan a los damnificados. EFE

jmr/afs/dmt