El presidente de Francia, François Hollande, apoyó hoy un despliegue militar internacional en la República Democrática del Congo (RDC) para atajar el conflicto en el este del país, en declaraciones a los mandatarios de la Organización Internacional de Francofonía (OIF), reunidos en Kinshasa.

El jefe de Estado francés afirmó que las fronteras de la RDC son "intocables" y se mostró a favor de cambiar el mandato de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización del Congo (MONUSCO) con el fin de permitir el despliegue de una fuerza internacional neutral en la frontera de este país con Ruanda.

"Los francófonos apoyamos todos los esfuerzos de la ONU para que esté más presente en la República Democrática del Congo. Estoy a favor de que el mandato de la MONUSCO se amplíe en lo posible para el despliegue de una fuerza neutral internacional", afirmó Hollande.

Naciones Unidas tiene desplegado en la RDC su mayor contingente sobre el terreno, dotado de unos 22.000 efectivos, con el objetivo de proteger a los civiles, al personal humanitario y contribuir al asentamiento de la paz en el país africano.

No obstante, el mandato de la ONU prevé la posibilidad de nuevas configuraciones de la MONUSCO "teniendo en cuenta la evolución de la situación, incluida la finalización de las operaciones militares en Kivu del Norte y Kivu del Sur", según la web de la misión.

El Movimiento 23 de Marzo (M23) y otros grupos rebeldes han incrementado su actividad en los últimos meses en estas dos regiones del este del país, con el apoyo de la vecina Ruanda, según las autoridades de Kinshasa.

Los jefes de Estado de la OIF, que se reúnen desde ayer y hasta mañana en la capital congoleña, esperan aprobar una declaración para poner fin a la guerra que afecta la región oriental de la RDC.

"Esta declaración servirá como hoja de ruta para coordinar a todos los miembros de la OIF. Para nosotros, se trata de poner fin a la guerra", afirmó ayer Isidore Nday Well, comisario general del comité organizador de la cumbre.

La cumbre de los países de habla francesa, que agrupa principalmente los Estados africanos, además de Francia y Canadá, abordará también la crisis del norte de Mali, en manos de grupos radicales islamistas.

Hollande llamó a la comunidad francófona a actuar con determinación contra el terrorismo en ese país de África occidental, contra del tráfico de drogas y la pena de muerte.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad una resolución que pide una intervención militar en Mali para ayudar a las autoridades a recuperar el control del norte del país.

Los quince miembros del máximo órgano de seguridad de la ONU exigieron a los grupos extremistas que cesen las violaciones de los derechos humanos, incluidos ataques a la población civil, casos de violencia sexual contra mujeres y reclutamiento de menores.

La resolución, impulsada por Francia, insta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y a las organizaciones regionales africanas a presentar antes de 45 días un plan que incluya una intervención militar en el norte de Mali.