Pese a que hace cinco partidos que no gana, el Boca Juniors terminará la Liga argentina "luchando por el título" de campeón, afirmó su entrenador, Julio César Falcioni, cuya continuidad en el cargo está en duda más allá del 30 de diciembre, fecha en la que finalizará su contrato.

Falcioni reconoció el bajón futbolístico boquense "en los últimos cuatro partidos", pero indicó que tiene confianza en una remontada y expresó su esperanza en ganar la semana próxima la Supercopa argentina ante el Arsenal bonaerense, lo cual fortalecería la moral de la plantilla.

Boca disputará ese trofeo como campeón del Apertura 2011 y Arsenal en su condición de ganador del Clausura 2012.

El optimismo de Falcioni en las posibilidades de su equipo en la lucha por el título de Liga va a contramano de los tres empates y las dos derrotas que tuvo como resultados en las recientes cinco jornadas, y deja por sentado que su recuperación comenzará este sábado ante el San Lorenzo, en uno de los partidos de mayor atracción del fin de semana.

El San Lorenzo, dirigido desde hace dos semanas por Juan Antonio Pizzi, con el que empató los dos partidos que ha disputado en ese período, irá al estadio 'La Bombonera' con la necesidad de ganar para comenzar a salir de la zona del descenso.

Para ese encuentro Falcioni ha dispuesto dejar fuera del equipo al punta Lucas Viatri y al creativo Cristian Chávez y dar la titularidad al delantero Lautaro Acosta y al juvenil centrocampista Leandro Paredes.

El Boca Juniors resignó este año el título de campeón del Clausura en las dos últimas jornadas, perdió la final de la Copa Libertadores ante el Corinthians brasileño y fue eliminado en la primera fase de la Copa Sudamericana.

A falta de siete jornadas para la finalización de la actual Liga, ocupa el sexto puesto en la clasificación a siete puntos del líder, Newell's Old Boys.