El presidente palestino, Mahmud Abás, no permitirá el estallido de una "tercera Intifada armada" mientras siga en el poder y apostará por el diálogo y las formas de "resistencia pacífica".

Así lo asegura en una entrevista difundida anoche por el canal 2 de la televisión israelí y en la que subraya su moderación.

"Mientras yo esté en este cargo, no habrá una tercera Intifada armada. Nunca. No queremos utilizar terrorismo, no queremos utilizar la fuerza, No queremos utilizar armas", señala en la sede de la Muqata, en Ramala.

Abás insiste en que sus bazas son la "diplomacia", la "política", las "negociaciones" y la "resistencia pacífica".

Pese a que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que preside Abás, reconoce desde hace un cuarto de siglo la existencia de Israel en el 78% de la Palestina histórica, el entrevistador le pregunta si considera parte de Palestina a Yafa, Acre o Ramle, ciudades árabes que hoy forman parte de Israel.

"Palestina, para mí, ahora, son las fronteras de 1967 (Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este) con Jerusalén Este como capital. Eso es ahora y para siempre. Eso es Palestina para mí", dice.

Asimismo, considera no tener derecho de retorno a Safed, la hoy ciudad israelí de la que huyó cuando era niño con su familia en 1948, convirtiéndose en refugiados.

Abás se define como "refugiado" de Safed, pero dice que ahora vive en Ramala y no le corresponde el derecho de regresar a esa ciudad para vivir, incluido en la resolución 194 de Naciones Unidas pero negociado en torno a números más bien simbólicos en los procesos de paz entre israelíes y palestinos.

"Una vez visité Safed. Quiero ver Safed. Es mi derecho, pero no vivir allá", apunta.

Por otra parte, Abás pide a Israel que devuelva las negociaciones con los palestinos a la agenda política, de cara a las elecciones legislativas que celebra el próximo enero.

"Soy el último presidente con el que podréis alcanzar un acuerdo", advierte tras señalar al entrevistador: "Este asunto condicionará el futuro de vuestros hijos".