El Gobierno colombiano tomó hoy posesión de InterBolsa, la principal comisionista bursátil del país, horas después de que esta firma suspendiera el pago de una de sus obligaciones por restricciones de liquidez.

La medida la adoptó la Superintendencia Financiera de Colombia y fue anunciada durante una rueda de prensa en Bogotá por el titular de este órgano regulador, Gerardo Hernández.

El funcionario lo hizo en una resolución fechada hoy en la capital colombiana, un día después de que InterBolsa admitiera que afrontaba una "restricción temporal de liquidez" que no afectaba su operación normal ni el cumplimiento de sus obligaciones.

El problema se reflejó de inmediato en la sesión de ayer de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), jornada en la que la acción de esta comisionista cayó un 30 por ciento, hasta los 980 pesos (poco más de 0,53 dólares).

Hernández aclaró que "los hechos que han dado lugar a la medida son exclusivos de la mencionada firma comisionista y no obedecen a una coyuntura particular de mercado".

Los activos de sus clientes "no se verán afectados" por cuanto "están separados de los recursos propios de la firma" y "se encuentran bajo custodia en los depósitos centralizados de valores", agregó el funcionario.

Las labores de seguimiento al mercado de valores le permitieron a la entidad de control observar en la últimas semanas "restricciones en la liquidez de la firma".

"A pesar de promover la implementación de diferentes alternativas que subsanaran tal condición, el día de ayer (jueves) se afectó el desarrollo normal de sus negocios y se presentó la suspensión en el pago de una de sus obligaciones", dijo luego.

Hernández dijo que se trató de "una situación que amerita la toma de posesión con el objeto de asegurar la integridad de los recursos de los clientes y el funcionamiento adecuado del mercado".

La entidad de control indicó que la "administración general de los negocios" de InterBolsa la asumirá un agente especial designado por el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín).

El superintendente dijo que en dos meses, plazo que podrá prorrogarse por otros dos, se decidirá si es posible que la comisionista está en condiciones de operar de manera adecuada o debe ser liquidada.

Horas más tarde, el presidente de InterBolsa, Rodrigo Jaramillo, leyó una declaración en la que aseguró a sus clientes que "todos sus recursos están debidamente salvaguardados en las cuentas bancarias destinadas exclusivamente para ese efecto y en los depósitos de los valores respectivos, y en particular en el Depósito Central de Valores".

Reiteró que los recursos que le confiaron los clientes "se han puesto en riesgo" e insistió en que "los tienen a su disposición, en efectivo o en activos"

Reconoció que la compañía atraviesa una "dramática situación" y que "la enfrentamos ahora conscientes de su gravedad y de su seriedad, pero con la frente en alto, seguros de la rectitud y transparencia con la que actuamos".

Además, indicó que colaborarán con la Superintendencia y con las demás autoridades que lo requieran.

La comisionista InterBolsa tiene su sede central en Medellín (noroeste) y agencias en otras siete ciudades colombianas, entre ellas Bogotá, desde donde opera la BVC.

Sus clientes suman unos 50.000, según los informes que ha suministrado a la Superintendencia Financiera de Colombia, que indicó que, a septiembre pasado, la firma había alcanzado beneficios por 14.708 millones de pesos (más de 8,05 millones de dólares).

Al cierre de este mismo mes, los activos de InterBolsa sumaban 1.949.117 millones de pesos (1.067,71 millones de dólares) y sus pasivos 1.809.647 millones de pesos (991,31 millones de dólares).

El jueves, InterBolsa resaltó que su nivel de solvencia era del 21,72 %, "muy por encima del 9 % exigido por las autoridades".