El Fondo de Pensiones Global del Estado noruego redujo en el tercer trimestre su exposición a la deuda pública europea, incluida la española, a la vez que reforzó sus inversiones en bonos de otros países.

Ese cambio refleja una estrategia de "reducir de forma gradual su cuota en bonos europeos mientras aumenta las inversiones en bonos en otras regiones", informó hoy en un comunicado el Norges Bank Investment Management (NBIM), que depende del Banco Central de Noruega y es el encargado de gestionar este fondo público.

Así, reforzó su inversión en bonos emitidos por Estados Unidos y Japón, además de por economías emergentes como Corea del Sur, Rusia y México; mientras, disminuía su exposición a la deuda española y francesa sobre todo, informó el fondo, sin ofrecer más datos del alcance de la reducción.

La deuda pública mexicana suponía a 30 de septiembre pasado su décima mayor inversión en bonos estatales con 19.758 millones de coronas noruegas (2.678 millones de euros).

La estrategia de deshacerse de deuda pública europea continúa la tendencia de los últimos meses, ya que había reducido, por ejemplo, a finales del año pasado un 29 por ciento su exposición a la deuda española, que ascendía entonces a 17.975 millones de coronas noruegas (2.436 millones de euros al cambio actual).

Este fondo soberano obtuvo un rendimiento del 4,7 por ciento en sus inversiones en el tercer trimestre, cifrado en 167.000 millones de coronas (22.635 millones de euros), gracias sobre todo al repunte de los mercados de acciones internacionales, señaló su director ejecutivo, Yngve Slyngstad.

Al cierre del tercer parcial del año, el valor del fondo, uno de los más importantes del mundo, ascendía a 3,7 billones (505.000 millones de euros).

El Fondo de Pensiones del Estado se compone en realidad de dos: uno que invierte los ingresos directos del petróleo y el gas en el extranjero, y otro de tamaño mucho más reducido que financia la seguridad social noruega.