El Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó hoy las perspectivas económicas favorables de Uruguay, que crecerá al 3,5 % en 2012 y 4 % en 2013, pero advirtió del "desafío inmediato" que supone para el país el alza de precios.

"El desafío macroeconómico inmediato consiste en abordar la tasa de inflación que supera el nivel fijado como meta en un contexto de fuertes entradas de capital y riesgos elevados para las perspectivas de la economía", explicó el Fondo en su informe anual de revisión de la economía uruguaya.

De acuerdo con los últimos cálculos del organismo internacional, la inflación en Uruguay cerrará 2012 en un 7,9 %, por encima del objetivo fijado por Montevideo, que lo situó entre el 4 % y 6 % para este año.

Para los funcionarios del FMI, este repunte del índice de precios responde a "una fuerte demanda interna, la amplia indexación de los salarios, los shocks de precios de los alimentos y una orientación de la política monetaria que no es lo suficientemente restrictiva".

Además, subraya que "la meta de inflación no ancla las expectativas dentro del rango previsto".

Por otro lado, el Fondo destaca el "espectacular" crecimiento económico de Uruguay "desde la crisis de 2002", producto de "la aplicación de políticas macroeconómicas prudentes combinadas con importantes reformas institucionales y factores externos favorables", lo que ha producido "mejoras significativas en el nivel de bienestar".

También alaba la "acertada gestión de la deuda" por parte del Gobierno, que ha reducido "significativamente los factores de vulnerabilidad" y afirma que tanto el Banco Central del Uruguay (BCU) como los bancos locales cuentan con "posiciones sólidas" en activos externos netos.

No obstante, llama la atención sobre "un aumento de las entradas de capital a Uruguay este año, debido a la abundante liquidez a escala mundial, la calificación crediticia (de Uruguay) y los recortes de las tasas de interés en Brasil".

Esto ha significado, agrega el Fondo, "el fortalecimiento del peso uruguayo frente las monedas de Argentina y Brasil desde el segundo trimestre de 2012, lo que "ha provocado inquietudes sobre la competitividad en ciertos sectores".

Como recomendación, el organismo internacional señala como "acertado" el reciente aumento de la tasa de política monetaria por parte del BCU, aunque añade que "sería importante mantener una tendencia restrictiva para encauzar la inflación prevista en una trayectoria que la conduzca hacia el nivel fijado como meta".