El Enviado Especial del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, el estadounidense Christopher Ross, visitó hoy por primera vez la localidad de Tifariti, en territorio saharaui no controlado por Marruecos.

Mohamed Jadad, coordinador saharaui de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), informó a Efe de que durante la visita, la primera de un enviado de la ONU para el Sáhara Occidental a territorio saharaui que no está bajo ocupación marroquí, Ross se entrevisto con representantes civiles y militares.

Ross, que efectúa su cuarta visita a los países implicados en el conflicto saharaui, fue recibido por el ministro de Defensa saharaui, Mohamed Lamin Bujali.

La visita a Tifariti estaba prevista, en un principio, para mañana sábado como comienzo de su gira por los campamentos saharauis de Tinduf, en Argelia.

Sin embargo, según explicó Jadad, la comitiva de Ross decidió realizar la visita hoy antes de regresar a El Aaiún, zona controlada por Marruecos.

Para Jadad "el cambio positivo" respecto a otras visitas ha sido su reunión con activistas saharauis en El Aaiún, adonde Ross llegó el jueves por la tarde.

Tras su breve visita a Tifariti, y antes de regresar a El Aaiún, Ross se desplazó a la localidad de Mahbas, controlada por Marruecos.

Está previsto que mañana por la tarde viaje en un avión español a Tinduf, en Argelia, donde estará hasta el próximo día 6.

En El Aaiún Ross mantuvo contactos con varias asociaciones independentistas (aunque oficialmente fueron invitadas como miembros de la sociedad civil saharaui).

Las reuniones se celebraron en una oficina de la MINURSO, que tampoco hasta ahora había mantenido contactos con la sociedad civil saharaui, pese a los múltiples requerimientos que les habían dirigido.

Ross, que quiere implicar a actores civiles independientes para poder acercar posturas entre las partes en conflicto, llegó ayer por la tarde a El Aaiún, después de pasar cinco días en Rabat donde mantuvo contactos con representantes de las autoridades, miembros de la sociedad civil marroquí y fue recibido por el rey Mohamed VI.

El diplomático canceló en mayo pasado una visita que tenía prevista realizar a la antigua colonia española, después de que Marruecos le retirase su confianza como mediador, pero en agosto la ONU anunció que Ross permanecía en su cargo, lo que fue interpretado como una derrota de la postura de Rabat.

Marruecos criticó su insistencia en aferrarse a la independencia de la MINURSO y su supuesto intento por hacer que esa misión tuviera un mandato sobre temas relativos a los derechos humanos.

Las diferencias entre Marruecos y el Frente Polisario se basan en que Rabat sostiene que su plan de autonomía es la única salida al conflicto, mientras que los saharauis defienden la celebración de un referéndum en el que la independencia sea una opción.