El alcalde del Puerto de Acapulco dijo que 500 efectivos serán depurados de la policía local y que pedirá la intervención del gobierno federal en las tareas de seguridad de su jurisdicción.

Luis Walton Aburto dijo que pedirá que el gobierno federal reemplace a los policías que no pasaron los exámenes de confianza que el gobierno de México ha impulsado para erradicar corrupción en departamentos policiacos.

Acapulco ha sido azotado por la violencia ligada al narcotráfico desde la matanza del líder del Cártel de los Beltrán Leyva. Esa pandilla se fragmentó y se crearon muchos grupos antagónicos que ahora se disputan el control del puerto turístico.

En muchas ciudades de México las autoridades han descubierto a policías que trabajan para los cárteles de drogas, a los que ofrecen protección y filtran información cuando se gestan operativos en contra de los grupos criminales.

Acapulco tiene alrededor de 1.700 elementos en su fuerza policiaca.

Esta semana, el Secretario de Gobernación Alejandro Poiré dijo que en México hay 43.000 policías estatales o municipales que no pasaron exámenes de confianza y que deben ser despedidos por las autoridades locales. Enfatizó que era prioritario depurar la policía de Acapulco.