Alcatel Lucent tuvo unas pérdidas de 146 millones de euros en el tercer trimestre, frente a los 194 millones de beneficios que había tenido en el mismo periodo de 2011, anunció hoy el grupo franco-estadounidense de equipos de telecomunicaciones, que confirmó su plan para suprimir 5.500 empleos.

El resultado de explotación fue de 181 millones de euros entre julio y septiembre, frente a los 83 millones de euros que había logrado un año antes, indicó Alcatel Lucent en un comunicado.

El margen bruto fue de 1.004 millones de euros, una caída del 23,2 % que la empresa atribuyó principalmente a la caída de las ventas, a los cambios en los productos comercializados, a un "contexto de negocio desfavorable" y a "un nivel inhabitualmente alto de provisiones".

Los ingresos se redujeron un 2,8 % hasta 3.599 millones de euros, aunque en cifras equivalentes el retroceso fue del 9,7 %.

En la división de redes, la disminución fue incluso superior al 10 %, debido, sobre todo, al desplome en la actividad de acceso al móvil y a la óptica, que no pudo ser compensada con los incrementos en la de IP (protocolo internet) y la de telecomunicaciones fijas.

La tesorería neta tuvo un flujo negativo en ese trimestre de 320 millones de euros negativos por cargas de interés (88 millones), impuestos (12 millones), reestructuraciones (93 millones), contribución a los regímenes de pensiones y de previsión (31 millones) e inversiones (143 millones).

El director general de Alcatel Lucent, Ben Verwaayen, consideró que esos resultados son "el reflejo de la transformación significativa que estamos llevando a cabo, tanto en términos de perímetro como de calendario".

Verwaayen hizo hincapié en el avance del programa de ajuste que, desde principios de año ha permitido un ahorro en los costos de más de 450 millones de euros y avanzó que de aquí a que termine 2012 se habrán salido o se habrán reestructurado cinco contratos de servicios.

Igualmente aludió a los "progresos" en el plan de reducción de personal, para el que la compañía se ha fijado un objetivo de suprimir 5.500 puestos de trabajo de aquí a 2013.

El director general señaló que se terminará el trimestre con 4.700 millones de euros de tesorería y de valores mobiliarios y esperan un nivel positivo de tesorería neta al finalizar 2012.