El mariscal de campo Philip Rivers encontró de nuevo el mejor control en sus pases y también tuvo la inspiración del receptor abierto Antonio Gates, que encabezó el ataque ganador de los Chargers de San Diego al imponerse por 31-13 a los Chiefs de Kansas City.

El duelo clásico entre dos rivales de la División Oeste de la Conferencia Americana (AFC) esta vez no tuvo ningún tipo de emoción ante la superioridad de los Chargers, que ganaron fácil y además rompieron racha de tres derrotas consecutivas.

El partido adelantado de los jueves de la novena semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) se disputó en el Qualcomm Stadium de San Diego ante 55.381 espectadores.

Rivers completó 18 de 20 pases para ganancia de 220 yardas, hizo dos envíos de anotación, le interceptaron un balón y dejó en 125,0 su índice pasador.

El tight end Antonio Gates capturó uno de sus pases que fue de 14 yardas en el primer avance de lod Chargers y rompió una racha de seis cuartos consecutivos sin haber conseguido "touchdown".

La victoria dio a los Chargers (4-4) algo de tranquilidad, especialmente al entrenador en jefe Norv Turner, que había recibido todo tipo de críticas después de las tres derrotas consecutivas que sufrió el equipo a pesar de haber estado arriba en el marcador con ventajas superiores a los 10 puntos, en dos de ellos, antes de llegar al descanso.

Pero la más frustrante fue la que sufrieron el pasado domingo por 6-7 ante los Browns de Cleveland.

Tampoco está tranquilo ni mucho menos seguro en su puesto el entrenador en jefe de los Chiefs, Romeo Crennel, que vio como el equipo perdió el quinto partido consecutivo y tiene la peor marca de la NFL (1-7).

Los Chiefs cometieron cuatro perdidas de balón y llegaron a las 29 en lo que va de temporada, la peor marca de la NFL, que les ha costado ceder 104 puntos.

El mariscal de campo Matt Cassel completó 19 de 29 pases para ganancia de 181 yardas, no hizo ningún envío de anotación, y le interceptaron un lanzamiento.