El túnel Holland, que conecta la ciudad de Nueva York con el vecino estado de Nueva Jersey y que lleva cerrado desde que "Sandy" azotó a la región el lunes, reabrirá mañana solamente para autobuses, al tiempo que otra línea de metro afectada empezará a operar de forma parcial esta noche.

Así lo confirmó hoy en rueda de prensa el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien recordó que las autoridades afrontan un complejo trabajo de ingeniería, puesto que hay kilómetros de inundaciones en numerosos túneles y la energía todavía no ha regresado a buena parte de Nueva York.

Como parte del paulatino retorno a la normalidad, el túnel Holland, clave para el acceso hasta la isla de Manhattan desde Nueva Jersey, abrirá mañana una de sus vías, aunque solamente permitirá el acceso de autobuses, mientras que los metros volverán a rodar por la línea 7 en una parte del barrio de Queens desde esta medianoche.

También aumentará el servicio de los trenes de cercanías hacia el norte (Metro North) y hacia Long Island (LIRR), mientras que las líneas de metro 4 y 5, que cruzan los barrios del Bronx, Manhattan y Brooklyn, volverán a funcionar en cuanto la empresa Con Edison restablezca la electricidad.

Cuomo hizo un llamamiento a las empresas energéticas de Nueva York para que aceleren el proceso de recuperación de la electricidad en un día en que Con Edison aseguró que sus clientes en Manhattan y Brooklyn recuperarán la luz el sábado, pero para el resto de la ciudad y en el condado de Westchester faltan todavía diez días.

"Si esas empresas quieren tener la licencia del estado de Nueva York tienen que rendir", aseguró Cuomo, quien, si bien reconoció que están haciendo un "gran esfuerzo", "a la gente no le da ningún alivio que la tasa de progreso sea buena si su luz sigue sin funcionar".

El gobernador también lanzó una advertencia a las gasolineras del estado para que no traten "de engañar a los neoyorquinos" subiendo sus precios aprovechando la escasez, e informó que el fiscal general Eric Schneiderman estará analizando de cerca la situación para que esto no ocurra.

En este sentido, Cuomo confirmó que el puerto de Nueva York ha vuelto a abrir esta mañana para los barcos de combustible, que no habían podido llegar en los últimos días mientras el Servicio de Guardacostas se aseguraban de que no habían caído escombros en el agua que pudieran causar un accidente.

El gobernador, que también explicó las diferentes opciones que tienen los neoyorquinos para reclamar fondos federales y estatales para la reconstrucción de sus casas, confirmó también que las tareas de construcción en la "zona cero", anegada tras "Sandy", se retomarán hoy bajo la luz de un generador.