La ONU informó hoy que debido al paso del ciclón "Sandy" por la costa este de Estados Unidos su sede en Nueva York sufrió inundaciones en sus zonas más bajas e incluso un pequeño incendio a causa de un cortocircuito eléctrico, pero el organismo mantuvo el control de sus operaciones en todo el mundo.

El emblemático edificio de la ONU está situado justo al lado del East River, cuya crecida por el paso de "Sandy", la noche de lunes al martes pasado, causó inundaciones en hospitales, viviendas y calles de toda la zona este de Manhattan.

La crecida de las aguas dañó la entrada de la gran sala de la Asamblea General de la ONU, así como el techo (que era provisional dentro de las obras de remodelación del edificio que están en marcha).

Además, la inundación anegó una amplia zona de las zonas bajas de la sede, incluyendo la sala de computadoras, la de distribución de correos, la imprenta, oficinas de gestión y la zona de estacionamiento.

Una sala de conmutadores eléctricos sufrió un cortocircuito a causa del agua, lo que a su vez ocasionó un pequeño incendio, pero sin consecuencias.

El agua llegó hasta el nivel 3B, que está 4,3 metros por encima del nivel normal del río, lo que supone una crecida "sin precedentes", señaló Yukio Takasu, secretario general adjunto para Gestión, durante una rueda de prensa de varios responsables de la ONU en la que se explicaron los daños.

La inundación se produjo en la madrugada del martes y causó algunos problemas en las comunicaciones de Naciones Unidas, como el envío de correo electrónico.

La organización tuvo que transferir las operaciones de sus sistemas informáticos a un centro técnico secundario que tiene en Nueva Jersey, uno de los estados más afectados y donde "Sandy" tocó tierra el lunes.

Aún así, las operaciones de la organización, especialmente las de mantenimiento de la paz, "no perdieron continuidad", aseguraron los responsables de la ONU, que eludieron valorar la cuantía de los daños porque están asegurados.

De cara al futuro, Naciones Unidas estudiará reubicar algunas operaciones para situarlas fuera de las zonas potencialmente inundables.