El aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, reiteró hoy dos de las promesas fundamentales de su campaña, más empleos y menos impuestos, a los votantes del estado clave de Virginia, todos preocupados por la economía a cinco días de las elecciones en EE.UU.

Tras haber cancelado una visita a este estado el pasado domingo ante la llegada del ciclón "Sandy" al país, Romney realizó hoy una gira por Virginia con tres paradas, una de ellas en Doswell, una localidad de tradición agrícola.

El republicano, que aspira a privar al presidente Barack Obama de un segundo mandato, eligió un pabellón agrícola de Doswell para dar su mitin y cuando entró con su autobús de campaña en él una palabra en mayúsculas apareció en las pantallas de televisión: "Empleos".

Al comienzo de la intervención de Romney un hombre empezó a gritar consignas en favor de introducir el cambio climático en la agenda electoral y fue sacado de inmediato del recinto por personal de seguridad mientras era abucheado por el público.

Romney repite discurso tras discurso que creará 12 millones de empleos en cuatro años y hoy precisó que comenzará por la manufactura y la energía, lo que a su juicio ayudará a su vez a generar puestos de trabajo en otros sectores.

"No voy a aumentar los impuestos a los pequeños negocios ni a la clase media", enfatizó ante las 500 personas que acudieron a verlo y escucharlo en Doswell.

También aprovechó para atacar a Obama, candidato demócrata a la reelección, por su idea de crear un "secretario (ministro) de negocios".

"No necesitamos a un secretario de negocios (...) Necesitamos a un presidente que entienda de negocios", dijo Romney al criticar comentarios de Obama realizados en una entrevista con la cadena MSNBC emitida el pasado lunes.

En esa entrevista Obama afirmó que le gustaría tener en su gabinete a una persona dedicada a supervisar los programas del Gobierno destinados a crear empleos, impulsar el comercio y ayudar a los pequeños negocios.

"Deberíamos tener un secretario de negocios", aseguró el presidente.

Romney ha presumido durante toda la campaña de su éxito como hombre de negocios en la década de los noventa, cuando dirigía la empresa consultora y de inversiones Bain Capital, y ha acusado a Obama de falta de experiencia en ese ámbito para encauzar la economía tras la crisis de 2008.

"Con Obama sólo hemos tenido impuestos y más impuestos y nuestra economía ahora mismo es un desastre. Esto lo cambiará Romney", dijo a Efe Dan Currie, de 67 años, vecino de Virginia y que acudió con su esposa al mitin.

Según él, Romney "sabe cómo lidiar con la economía, es un exitoso hombre de negocios y sabrá volver a poner a Estados Unidos donde corresponde".

De la misma opinión es Judy Kaiper, una guatemalteca de 43 años que acudió con su bebé y su marido al acto para ver "al próximo presidente de Estados Unidos".

Romney hará "que las compañías grandes no tengan miedo en invertir y que la gente pueda tener más empleos", comentó Kaiper a Efe.

"Soy estudiante, me preocupa el desempleo", subrayó a su turno Ronald Jason, de 25 años, afroamericano y uno de los pocos votantes indecisos que asistió al acto en Doswell.

Una de las causas del alto desempleo, que se ubica a nivel nacional en el 7,8 %, es que muchas empresas están "paralizadas, no se pueden mover, porque saben que a fin de año van a tener que pagar un montón de impuestos", indicó a Efe Ric Kaiper, de 43 años.

A su juicio, lo que va a hacer Romney, si llega a la Casa Blanca, "es dar confianza a las compañías para que puedan emplear a más gente" y, si hay más personas trabajando, "más pagarán impuestos y el Gobierno va a tener más dinero".

Kaiper, al igual que otros de sus amigos, se ha involucrado "por primera vez" en esta campaña asistiendo a actos de apoyo a Romney con el objetivo de que los republicanos recuperen Virginia, un estado de tradición conservadora en el que Obama ganó en 2008.

Según la web de información política RealClearPolitics, que elabora un promedio diario de las principales encuestas, Romney tiene ahora medio punto de ventaja sobre Obama en intención de voto en Virginia.