Los comisionados del condado de Palm Beach, al norte de Miami (Florida), acordaron por unanimidad prohibir la venta de marihuana sintética y sales de baño que contengan estimulantes sintéticos.

La medida, aprobada esta semana y dada a conocer hoy, penalizará con una multa de 500 dólares y hasta 60 días de cárcel a los establecimientos que vendan marihuana sintética, una sustancia que es similar a un incienso de hierbas y que los menores de edad pueden adquirir, principalmente, en las tiendas de las gasolineras.

El consumo de estas sustancias, sobre todo de marihuana sintética, puede producir alucinaciones, ataques de pánico, taquicardia, temblores, aumento de la presión sanguínea, vómitos y convulsiones, según el Centro de Información de Envenenamiento de Florida.

Un informe del instituto Nacional sobre Abuso de Drogas señaló en 2011 que uno de cada nueve estudiantes en el último año de bachillerato había consumido marihuana sintética.

El condado de Palm Beach apuntó que las leyes estatales se han mostrado incapaces de alejar estas substancias de los anaqueles de las tiendas y de las manos de los adolescentes.

En los últimos dos años, los legisladores de Florida aprobaron leyes que prohibían la venta de este tipo de sales de baños, pero las autoridades locales sostienen que estas han resultado ineficaces para detener su fabricación, ya que los fabricantes cambian ingredientes o, simplemente, advierten que no están diseñadas para consumo humano.

La prohibición se pondrá en práctica en unos días, tan pronto como la ordenanza sea firmada por la presidenta de la comisión del citado condado, Shelley Vana, y presentada a las autoridades del estado de Florida.

La medida fue propuesta en julio pasado, después de que uno de los comisionados del condado recibiera un correo electrónico en el que se informaba que un adolescente era adicto al consumo de esta especie de incienso de hierbas, indicó The Palm Beach Post.

En junio pasado, el condado de Miami-Dade aprobó una ordenanza que prohibía la venta de marihuana sintética, al igual que ya habían hecho ciudades del sur de Florida como Sweetwater y Sunrise.

De acuerdo con la Oficina de Política Nacional para el Control de las Drogas de la Casa Blanca (Ondcp, por su sigla en inglés), los centros para el control de sustancias tóxicas en todo EE.UU. recibieron en 2011 un total de 6.959 llamadas relacionadas con el uso de marihuana sintética.

Mientras que por el uso de las conocidas como "sales de baño" recibieron 6.138 llamadas.