El gobierno reiteró el jueves a la ciudadanía que denuncie ante el número telefónico especial creado para ese propósito cualquier fraude relacionado con acciones de asistencia para los damnificados tras el paso del huracán Sandy.

En un comunicado, el Departamento de Justicia, el FBI y el Centro Nacional contra Fraudes en Casos de Desastre dijeron que siempre existe el peligro de que delincuentes busquen estafar a víctimas tras un desastre natural.

La ciudadanía puede alertar a las autoridades mediante una llamada gratuita al número especial que funciona las 24 horas, siete días a la semana, y que es atendida personalmente por una operadora, según el comunicado. El número telefónico es 866-720-5721.

Tras los huracanes Katrina, Rita y Wilma, el Departamento de Justicia estableció en 2005 el centro para denunciar fraudes cuando ocurra un desastre natural a fin de investigar, perseguir y disuadir la comisión de este tipo de delitos que se dan al margen de los programas de asistencia federal.