El presidente de EE.UU., Barack Obama, espera que las investigaciones sobre el atentado contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi el mes pasado sean "rigurosas", y que los responsables sean llevados ante la Justicia, informó hoy la Casa Blanca.

Obama "no está participando en la investigación", pero "espera que los resultados nos muestren exactamente quiénes fueron los responsables y qué lecciones podemos aprender de eso, para que nunca más vuelva a ocurrir", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, a los periodistas que acompañan al mandatario en su gira por Wisconsin, Nevada y Colorado.

El atentado contra el consulado estadounidense en Bengasi, en el aniversario de los atentados de 2001 contra EE.UU., causó la muerte de cuatro servidores públicos en esa ciudad, incluyendo al embajador norteamericano Chris Stephens.

Las investigaciones en curso están a cargo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Junta de Rendición de Cuentas (ARB, en inglés), precisó Carney.

El portavoz señaló que en recientes entrevistas el mandatario ya ha explicado su postura respecto a las investigaciones sobre el ataque en Bengasi y que, en definitiva, "él espera que las investigaciones sean rigurosas".

"Él está extremadamente enfocado en asegurarse de que averigüemos exactamente lo que pasó y quién fue responsable, identificar a aquellos que fueron responsables y llevarlos ante la Justicia", enfatizó Carney.

Agregó que, como comandante en jefe, Obama es responsable de la seguridad no sólo de los miembros de las Fuerzas Armadas, sino también de los del cuerpo diplomático "que prestan servicio en países peligrosos, pero que hacen una labor extraordinariamente importante".

El mandatario, insistió Carney, está "muy comprometido con que salgan a la luz los hechos" sobre el atentado del pasado 11 de septiembre.

En general, los republicanos, entre ellos el senador de Arizona y excandidato presidencial, John McCain, han criticado el manejo por parte de la Administración Obama del atentado terrorista en Libia, llegando incluso a acusarla de "encubrimiento".

La prensa estadounidense ha hecho hincapié en la presunta existencia de un cable diplomático fechado en Bengasi el pasado 16 de agosto y dirigido a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en el que el oficial encargado de la seguridad regional temía por la seguridad del consulado si éste era blanco de un "ataque coordinado".

Preguntado al respecto, un portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, afirmó que la ARB, de forma general, "está revisando todos estos asuntos relacionados con la seguridad en Bengazi".

Ventrell eludió comentar directamente sobre si esa revisión incluye el cable del 16 de agosto pasado.