Nicaragua inició hoy "el silencio electoral", período de 72 horas previo a las votaciones del próximo domingo en las que se elegirán a 153 alcaldes y vicealcaldes, así como a 6.534 concejales.

La campaña electoral, que comenzó el 20 de septiembre pasado, finalizó anoche con diversas actividades que incluyeron caravanas de automóviles por Managua y en los diferentes municipios del país de la mayoría de candidatos de los diferentes partidos que compiten en la contienda.

Los candidatos a alcaldes por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) encabezaron actos en los 153 municipios y exhortaron a sus seguidores a acudir el domingo a tempranas horas a los centros de votación a ejercer el voto.

La actual alcaldesa de Managua, Daisy Torres, del FSLN, encabezó un acto en un barrio de esta ciudad y pidió a los capitalinos acudir a los centros de votaciones en orden y con mucho fervor cívico.

Torres competirá por la silla de Managua con el diputado suplente Alfredo Gutiérrez, del Partido Liberal Independiente (PLI), principal de oposición, y con el empresario Eduardo Fonseca, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que durante la campaña también hicieron un llamado a sus seguidores a votar y a defender el voto.

La Alcaldía de Managua es la principal plaza política del país después de la Presidencia de la república, y está bajo control de los sandinistas desde hace doce años.

El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE) José Luis Villavicencio explicó hoy a periodistas que durante el período de "silencio electoral" cesan los actos proselitistas y los medios de comunicación están a disposición del órgano electoral.

Villavicencio también instó a la población a concurrir temprano a las urnas y que lo haga "con ese espíritu de amor patriótico, de amor por Nicaragua".

"Hay que alertar y llamar la atención: el partido político que quiera crear inestabilidad, llamar al desorden en el día de las elecciones, es un partido que se está enterrando en la historia, porque el pueblo quiere paz, estabilidad y justicia", añadió.

En la campaña proselitista hubo denuncias de observadores locales que catalogan de "farsa" estas elecciones y sobre la supuesta inscripción de muertos y exiliados como candidatos.

Durante la campaña fue asesinado un candidato a concejal de la oposición por causas aún no esclarecidas, se registraron pequeños brotes de violencia, se anunció una reducción de la misión de observadores de la OEA de 65 a 25 expertos y hubo una opaca campaña.

En las elecciones del próximo domingo, unos 3,74 millones de nicaragüenses mayores de 16 años, la edad mínima para votar, están habilitados para votar.