La presidenta Cristina Fernández denunció el jueves una "campaña antiargentina" de los bonistas estadounidenses que demandaron a su país en la justicia y aseguró que su gobierno honrará los próximos vencimientos de deuda en dólares.

Fernández dijo en un acto oficial que los "fondos buitres" son responsables de una campaña orquestada contra el país sudamericano "para que no paguemos".

"Tanto el Bonar como los bonos del cupón de crecimiento se van a pagar tal cual está estipulado en su emisión, en dólares, como hemos venido cumpliendo rigurosamente nuestros compromisos", dijo Fernández en la casa de gobierno.

La mandataria subrayó que si su país se "comprometió con títulos de deuda fue porque sabíamos que íbamos a poder pagar, así que vamos a honrar el nombre y el honor de la Argentina". En los próximos meses vencen los pagos de los títulos Bonar y de los bonos del cupón atado al crecimiento del Producto Interior Bruto por un valor cercano a los 4.000 millones de dólares.

La mandataria hizo una enérgica defensa de su gestión y sostuvo que su país "está haciendo lo contrario" a lo que dicen los bancos y los mercados, al generar "trabajo, protección social".

"Soñaban con que se nos acabara la plata o con que yo no pudiera ser reelecta como presidenta, porque cada vez que a los argentinos se les acabó la plata, que la Argentina quebró, ellos, muy poquitos, se llenaron de oro y de plata a costa de la miseria de los argentinos", afirmó.

Este país recibió la semana pasada una mala noticia después de que la Corte Federal de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York rechazó sus argumentos para eludir el pago de 1.330 millones de dólares a tenedores de bonos que en los canjes de deuda de 2005 y 2010 se negaron a aceptar 25 centavos y 29 centavos por cada dólar después de que el país cayó en cesación de pagos en 2001.

El tribunal rechazó una decena de apelaciones interpuestas por Argentina durante años y ordenó a la nación sudamericana pagar a los tenedores que no participaron en las restructuraciones de la deuda cantidades equivalentes a las que reciben los que sí aceptaron esos canjes, hasta completar lo que consideran que se les adeuda.

Argentina argumentó que los tenedores que no quisieron negociar en dichos canjes de deuda compraron los bonos a precios ínfimos durante el cese de pagos del país a sabiendas de que se exponían a no recibir su dinero de vuelta.

La presidenta cuestionó el fallo estadounidense y sostuvo que "los fondos buitre, que ni siquiera tributan en Estados Unidos, son los que quieren ser favorecidos, porque aportan a campañas de políticos".

En tanto, la provincia norteña de Chaco tiene previsto hacer el jueves un nuevo pago en pesos de su deuda denominada en dólares bajo la ley local por segunda vez desde octubre. El gobierno provincial notificó su decisión a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires minutos antes de que la presidenta asegurara que se pagarán con dólares los vencimientos de títulos denominados en esa moneda.

A principios de octubre el gobierno chaqueño pesificó por primera vez su deuda, lo que generó una gran incertidumbre en el mercado. Las autoridades de esa provincia dijeron entonces que no podían comprar dólares por las actuales restricciones a la adquisición de la divisa estadounidense y alegaron que estaban habilitados a pagar en pesos los bonos por ser una deuda denominada en dólares pero bajo la ley argentina.