El grupo electrónico nipón Sharp anunció hoy unos números rojos de 387.584 millones de yenes (unos 3.780 millones de euros) entre abril y septiembre, casi diez veces más que la pérdida de 39.822 millones de yenes (384 millones de euros) del mismo periodo de 2011.

El grupo anunció también que para este año fiscal, que termina en marzo de 2013, espera registrar una pérdida histórica de 450.000 millones de yenes (unos 4.340 millones de euros) debido, principalmente, a sus malos resultados en el segmento de televisores.

En el semestre abril-septiembre, primero del ejercicio fiscal en Japón, el grupo sufrió una pérdida operativa de 168.896 millones de yenes (unos 1.630 millones de euros), frente al beneficio operativo de 33.585 millones de yenes (324 millones de euros) del mismo periodo de 2011.