Decenas de hondureños protestaron hoy en algunas de las principales ciudades del país contra el alto costo de la vida, el incremento del precio de los combustibles y la violencia, que cobra diariamente la vida de unas 19 personas.

El presidente del Colegio Profesional Unión Magisterial de Honduras, Edgardo Casaña, dijo a periodistas que la marcha es para que el Gobierno que preside Porfirio Lobo "vea la inconformidad que tienen los diferentes sectores" por el alto precio de los alimentos y la inseguridad que azota al país.

En Tegucigalpa, la marcha inició hacia las 15.30 hora local (21.30 GMT) en la Universidad pedagógica Nacional Francisco Morazán y fue encabezada por dirigentes obreros, maestros y miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), creado tras el golpe de Estado al entonces presidente Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009.

Los manifestantes también "condenaron la represión" de la que son víctimas los maestros, quienes exigen la derogación de la nueva Ley del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema) y la Ley Fundamental de Educación.

"Nosotros protestamos por la Ley Fundamental (de Educación), por la Ley del Inprema y por la represión constante", agregó el dirigente magisterial.

Los educadores aseguran que la Ley del Inprema les afecta el aumento al monto de las cotizaciones y la edad para jubilarse.

Los manifestantes, unos 2.000 según los organizadores, también protestaron por "los altos" índices de desempleo, la pobreza y la falta de tierra a los campesinos.

Manifestaciones similares se dieron simultáneamente en San Pedro Sula (norte) y La Ceiba (en el Caribe), donde los participantes también reprocharon el alza de precios que han sufrido los alimentos, combustibles y servicios públicos.

Los campesinos reclamaron al Ejecutivo de Lobo una solución al conflicto agrario en el departamento caribeño de Colón, donde en los últimos tres años han muerto cerca de 70 personas, la mayoría labriegos, según datos de organismos de derechos humanos.

La protesta, que transcurrió sin incidentes mayores, terminó hacia las 17.00 hora local (23.00 GMT) a inmediaciones de la Casa Presidencial.