Burger King, la segunda mayor cadena de comida rápida del mundo, vio caer sus ganancias en el tercer trimestre un 83 %, debido a costes de reestructuración y al cambio del dólar, pero su beneficio neto acumulado en los nueve primeros meses del año se elevó el 9,5 % respecto al mismo periodo de 2011.

El grupo estadounidense, con sede en Miami, detalló hoy que su beneficio durante el tercer trimestre del año se quedó en 6,6 millones de dólares (2 centavos por acción), lo que supone un descenso del 83 % respecto a los 38,8 millones (11 centavos) que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Entre esos dos periodos comparados sus ingresos cayeron un 25,8 %, hasta los 451,1 millones de dólares, debido, según la compañía, a los gastos asociados a la conversión en franquicias de parte de sus establecimientos en propiedad, así como al efecto en sus cuentas del fortalecimiento del dólar respecto a otras monedas.

El tercer trimestre del año fue el primero completo desde que los nuevos dueños de Burger King hicieron que volviera a cotizar en la Bolsa de Nueva York, donde hoy, poco después de la apertura subía el 1,62 %, ya que sus cuentas superaron las previsiones de los analistas.

Pese al empeoramiento de las cuentas en el tercer trimestre del año, el grupo logra acumular aún un incremento del 9,5 % interanual del beneficio neto durante los nueve primeros meses del año, que alcanzó los 69,1 millones de dólares (20 centavos por acción).

Ese incremento se logró pese a que los ingresos en lo que va de año han descendido un 11 % respecto al mismo periodo del año anterior, hasta quedar en 1.561,8 billones de dólares.

"Hemos completado nuestro primer trimestre completo como empresa cotizada manteniendo en impulso positivo pese al desafiante entorno económico mundial", argumentó hoy el consejero delegado del grupo, Bernardo Hees, al presentar estos datos.

La dirección de Burger King se mostró confiada en que su modelo de negocio y los cambios impulsados en los últimos meses empiezan a dar sus frutos y destacó en ese sentido que sin tener en cuenta el efecto en sus cuentas del fortalecimiento del dólar, las ventas en el tercer trimestre habrían aumentado un 3,9 % interanual.

En 2010 el grupo inversor 3G Capital se hizo con Burger King por 4.000 millones de dólares, lo sacó de la bolsa y modificó la estrategia de negocio del grupo para tratar de atraer a un público más amplio, en línea con la dinámica de su principal competidor, McDonald's.

Antes de que volviera a cotizar en la Bolsa de Nueva York, el pasado 20 de junio, perdió su posición como segunda mayor cadena de comida rápida en Estados Unidos, adelantado por Wendy's. El precio actual al que se negocian las acciones de Burger King es prácticamente el mismo que tenían cuando salió al mercado.

La nueva estrategia de Burger King pasa, entre otras medidas, por convertir todos sus establecimientos en propiedad en negocios operados en régimen de franquicia.

En la actualidad tiene más de 12.600 establecimientos, que atienden a 11 millones de clientes al día en 83 países, y cerca del 95 % de ellos ya operan como franquicias.

La difusión de sus resultados trimestrales coincide con el anuncio de la cadena de que va a iniciar el reparto a domicilio en los alrededores de Miami, donde el grupo tiene su sede, un servicio ya ofrece en Washington DC, así como en Turquía, México, Colombia, Perú y Brasil.