Dos astronautas salieron el jueves de la Estación Espacial Internacional y ejecutaron labores en un sistema externo de radiadores que tenía una fuga, apenas horas después de que la nave evitara el peligro de impacto de un fragmento de basura espacial.

La NASA había ordenado el miércoles en la noche a la Estación Espacial que cambiara de posición para que eludiera un pedazo de un satélite de comunicaciones que fue destruido hace tres años mediante un choque a gran velocidad.

Los propulsores de una nave rusa de transporte de suministros que está acoplada fueron encendidos para retirar al laboratorio espacial de la órbita en la que pudiera haber registrado daños.

Sin embargo, un error en una computadora causó una falla en los propulsores y la Estación Espacial no alcanzó la altitud deseada. Las autoridades de la NASA dijeron que la estación espacial y sus residentes se encontraban seguros a pesar de que se ubicaron en una órbita más baja a la prevista.

La comandante de la estación espacial Sunita Williams y el astronauta japonés Akihiko Hoshide lograron reorientar el flujo de amoniaco refrigerante e hicieron una desviación para no utilizar un radiador en el que se cree está la fuga. Williams y Akihiko aislaron al radiador presuntamente descompuesto para que en los próximos días los controladores del vuelo determinen si realmente ahí ocurría la fuga de amoniaco.

"Tenemos sonrisas en todas partes", dijo por radio el Control de la Misión.

Los ingenieros consideran que fragmentos de basura espacial quizá perforaron el radiador o parte de su sistema. Otra posibilidad es que simplemente el equipo se ha agrietado, pues tiene 12 años de antigüedad.

Los radiadores son necesarios para disipar el calor que genera el equipo electrónico a bordo de la estación espacial.

El amoniaco, que es tóxico, es utilizado como refrigerante y los astronautas que salieron de la nave tuvieron cuidado de evitar la contaminación. Uno de dos copos de amoniaco congelado que se desprendieron golpeó sin consecuencias el casco de Hoshide.

La caminata espacial del jueves fue una experiencia conocida para Williams. En 2007, la astronauta retiró el radiador de repuesto que entró el jueves en servicio.

"Fue agradable verlo de nuevo instalado", dijo la astronauta.

Una pequeña fuga fue detectada en ese dispositivo en 2007. En 2011, astronautas salieron de la nave para agregar amoniaco adicional como refuerzo para el sistema y en el segundo trimestre de este año la fuga se había cuadruplicado. A ese ritmo, el canal de potencia afectado quedaría inutilizable para fin de año.

___

En internet:

NASA: http://www.nasa.gov/mission_pages/station/main/index.html