La astronauta estadounidense Sunita Williams y el japonés Akihiko Hoshide iniciaron hoy una caminata espacial no prevista en el programa de su misión para cerrar una fuga de amoniaco en un radiador de la Estación Espacial Internacional (EEI).

"Los astronautas abrieron la escotilla exterior a las 16:29 hora local" (12:29 GMT), informó en Moscú el Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia.

Los dos inquilinos de la plataforma orbital permanecerán en el exterior de la EEI durante aproximadamente seis horas y media en lo que la NASA ha descrito como una actividad rutinaria que no entraña grandes dificultades, según las agencias rusas.

El amoníaco es un elemento fundamental que circula a través de los sistemas externos de control térmico de la estación para enfriar y mantener en la temperatura adecuada la electrónica y otros sistemas de la estación.

El objetivo de la actividad extravehicular de hoy es precisamente tapar la fuga del sistema de enfriamiento que se encuentra en el exterior del segmento estadounidense de la estación.

En principio, la caminata espacial estaba prevista para 2013, pero la NASA cambió de planes tras detectar un incremento en la fuga que, según calcularon los controladores de vuelo, podría afectar el funcionamiento del canal generador de electricidad 2B a finales de año.

El generador tiene capacidad para alimentar a un gran número de componentes de la estación y si quedara fuera de servicio podría provocar un sobrecalentamiento en los sistemas que afectara a todo el complejo espacial.

Esta es la tercera salida que realizan Williams y Hoshide durante la actual misión, cuando inicialmente sólo tenían previsto realizar una en agosto para reemplazar un conmutador de energía eléctrica.