El "arte" del modisto brasileño Reinaldo Lorenço, llevado a la pasarela con un sofisticado desfile en un teatro universitario, bajó hoy el telón de la Semana de la Moda de Sao Paulo, que llegó a su fin después de cuatro días en los que fueron presentadas las tendencias para el invierno austral de 2013.

Las invitaciones en formato de boleta de teatro, la disposición del escenario, el juego de luces individuales sobre las modelos y una banda sonora cinematográfica matizaron el desfile de Lorenço, el único de la cuarta jornada y que se inspiró en la obra "Moto/torero" del fotógrafo colombiano radicado en Nueva York Ruven Afanador.

Los vestidos, las faldas, los boleros, las pelerinas, los pantalones tipo torero y los sobretodos, algunos sin mangas, destacaron en la colección, que sin dejar su elegancia abrió espacio para algunas prendas de la "motocross wear".

Lourenço utilizó también los encajes valencianos, piezas de cuero, el tul, los cristales y las cremalleras escondidas, que dieron vida a las prendas en color negro, blanco roto, rojo y rosado, principalmente.

El calzado de las modelos combinó las botas y los llamados zapatos "de muñeca".

Al final del desfile, Lourenco y las modelos fueron aplaudidos de pie por el público que colmó el teatro de la universidad privada Fundación Armando Alvares Penteado (FAAP).

La Sao Paulo Fashion Week comenzó el lunes con un desfile externo de la marca Osklen y prosiguió hasta el miércoles en el parque Vila Lobos, escenario que por primera vez recibió el evento, celebrado tradicionalmente en el pabellón de la Bienal de Ibirapuera.

La Zipper Galería, la Casa Electrolux y la universidad FAAP recibieron los tres desfiles externos de la "SPFW", que contó en el parque Vila Lobos con una exposición fotográfica paralela a cargo de Paula Raia y una muestra en vídeo de los trabajos de diseño de modas de las marcas Neón y Fernanda Yamamoto.

La edición número 34 de la Semana de la Moda de Sao Paulo, con sus 19 desfiles, marcó el inicio del nuevo calendario anual de la vitrina más importante de la moda brasileña, que a partir de ahora tendrá desfiles en marzo y octubre, en vez de enero y julio como era tradicional.