Cada fecha que pasa, Boca Juniors se aleja más de la punta y River Plate se acerca más al descenso en el torneo Inicial del fútbol argentino.

Menudo problema el de ellos, en las antípodas de la sólida marcha del líder Newell's Old Boys, que a siete fechas para el cierre del campeonato le lleva tres puntos a su escolta Vélez Sarsfield, cuatro a Belgrano y cinco a Racing Club.

El empate 2-2 entre Boca y River, festejado por los Boquenses casi como si fuese casi un campeonato porque lo consiguió en la agonía del partido y como visitante, dejó a ambos equipos en problemas y con sus técnicos Julio César Falcioni y Matías Almeyda como blanco central de los reclamos de sus hinchas.

Pasada la euforia por esa igualdad con gol de Walter Erviti en los descuentos, el equipo de Falcioni cayó en la cuenta que suma cinco fechas sin victorias y que sus chances de pelear por el campeonato virtualmente se diluyeron ya que quedó a siete puntos de Newell*s, que le sacó dos unidades más gracias a su victoria 2-1 sobre el último campeón Arsenal.

Peor le está yendo a River, que además de quedar a 10 unidades de la cima, sólo supera a cinco equipos en la suma de los promedios por el descenso, en el que por ahora habitan dos grandes como San Lorenzo e Independiente. La pérdida de la categoría, que River acaba de recuperar tras un año en la segunda división, se dirimirá a mediados del año próximo al término del torneo Final.

River visitará el domingo a All Boys (16 puntos) y Boca recibirá el sábado en el clásico de la fecha al angustiado San Lorenzo, que con Juan Pizzi como técnico en lugar de Ricardo Caruso Lombardi no levanta cabeza ya que con su nuevo timonel apenas cosechó dos empates.

Pizzi es nuevo en San Lorenzo y por ahora se le tiene paciencia, pero el "Emperador" Falcioni y el "Pelado" Almeyda están en problemas.

Parece un hecho que el contrato que une a Falcioni con Boca no le sería renovado cuando venza a fin de año. Pero entretanto, el técnico ya no sólo es cuestionado por el grueso de la hinchada sino por jugadores de peso en el plantel como Clemente Rodríguez y Rolando Schiavi, que ante el retiro de Martín Palermo y el alejamiento de Juan Riquelme quedaron como los caudillos del plantel.

Rodríguez hizo público su malestar el lunes porque fue reemplazado en el entretiempo del partido ante River y dijo que "ese cambio me dio bronca", mientras que Schiavi recibió un golpe leve en la práctica del miércoles y se fue sin permiso de Falcioni.

"Me fui porque quise", dijo Schiavi, quien de todos modos sería titular ante San Lorenzo, salvo que Falcioni haga valer su autoridad y sancione esa rebeldía.

Mientras Falcioni guarda silencio sobre el tema, Almeyda se plantó firme ante cualquier rumor sobre si piensa en abandonar su cargo y además le hizo frente a quienes piden su cabeza.

"El fútbol es muy hipócrita; siempre hay que buscar un culpable y en este caso me apuntan a mí, pero estoy preparado", dijo Almeyda. "Voy a dar todo lo que tengo para dar", agregó el técnico, que en el ataque sufrirá la baja del francoargentino David Trezeguet, con un golpe en el tobillo derecho. Su remplazante sería Rogelio Funes Mori.

River también sufrirá las ausencias del defensor Ramiro Funes Mori, hermano de Rogelio, y del volante uruguayo Martín Aguirre, ambos con la rotura de los ligamentos cruzados antes del primer cuarto de hora ante Boca.

Newell*s, que tiene como baluartes a los internacionales Gabriel Heinze y Maxi Rodríguez y al ex técnico de Paraguay Gerardo Martino, defenderá la punta el domingo en el feudo de Godoy Cruz (18), mientras que Vélez será también visitante ante Arsenal (15), el campeón del último torneo.

El tercero Belgrano visitará el viernes a Rafaela (16) y el cuarto Racing irá el lunes a la cancha de Tigre, penúltimo con seis puntos, tres más que el colista Unión.

La 13ra fecha se completa con Argentinos-San Martín, Unión-Estudiantes (sábado); Quilmes-Colón (domingo); Independiente-Lanús.