El Parlamento argentino aprobó hoy el voto voluntario a partir de los 16 años en medio de una intensa polémica y con la ausencia de la oposición de la Cámara de Diputados.

La reforma del Código Electoral, que se aplicará por primera vez en los comicios legislativos del próximo año, incorpora a 1,3 millones de jóvenes de 16 y 17 años al padrón electoral, que actualmente asciende a 28,6 millones de electores.

La reforma fue aprobada con 131 votos a favor, dos en contra y una abstención, después de que la oposición abandonara el hemiciclo en protesta por las acusaciones de un diputado oficialista.

Andrés Larroque, arropado por decenas de jóvenes de La Cámpora -la organización juvenil kirchnerista- que abarrotaron los palcos de invitados, desató la ira de la oposición al hablar de "narcosocialismo" por los escándalos de corrupción que se han destapado en la policía de la provincia de Santa Fe, gobernada por el Partido Socialista.

"No se puede tolerar semejante agresión. Son unos sinvergüenzas", dijo a medios locales la diputada opositora Margarita Stolbizer al abandonar el recinto.

"Que le digan narco al gobierno de Santa Fe cuando tienen a todas las policías provinciales en connivencia con el delito es inaceptable", agregó la diputada Victoria Donda.

Durante la argumentación de la reforma, la oficialista Diana Conti sostuvo que la iniciativa implica la ampliación "de la base electoral de la democracia" y se inscribe en el marco de una "recuperación del valor de la política".

Del lado opositor, Elisa Carrió planteó que el proyecto es "demagógico" y consideró un "disparate" hacer a los jóvenes "responsables" del sistema político.

Argentina, donde el voto es obligatorio para los ciudadanos de entre 18 y 70 años, renovará el Parlamento el próximo año y celebrará comicios presidenciales en 2015.