Landon Donovan no está seguro de querer jugar en el Mundial de 2014, una situación que provocó que el entrenador de la selección estadounidense, el alemán Jurgen Klinsmann, quisiera hablar con al estrella de la selección.

El mediocampista de 30 años del Galaxy de Los Angeles, un veterano de tres Mundiales, ha quedado en la banca por una serie de lesiones este año y sólo ha aparecido en 20 partidos de la selección desde que Klinsmann se convirtió en entrenador del equipo