La sede de la Organización de las Naciones Unidas, con vista al East River en Nueva York, sufrió "daños sin precedente" debido a la supertormenta Sandy, dijo el jueves el jefe de administración del organismo internacional.

Yukio Takasu dijo a la Asamblea General al final de la primera sesión después del paso de la mortífera tormenta que el daño más grave fue debido a inundación, la cual afectó muchas oficinas del sótano y el sistema de enfriamiento en el principal Edificio del Secretariado.

El agua que se desbordó sobre una carretera a lo largo del río también ocasionó un pequeño incendio en un interruptor de carga en un tablero eléctrico en el sótano, señaló. Fue apagado casi inmediatamente por el agua que continuaba subiendo de nivel la madrugada del martes.

Gregory Starr, jefe de seguridad y protección de la ONU, dijo a los 193 miembros del organismo mundial que la inundación afectó muchos componentes eléctricos y el sistema de cómputo, el cual se esperaba que vuelva a funcionar a última hora del jueves. La tormenta dañó una cubierta temporal en el techo del edificio de la Asamblea General y destruyó una carpa colocada en su entrada, agregó.

El complejo de la ONU está registrando su primera renovación mayor desde que surgió hace 60 años, a un costo de aproximadamente 2.000 millones de dólares.

Algunos de los 3.000 empleados que fueron obligados a mudarse a oficinas temporales alrededor de Manhattan comenzaron recientemente a regresar al edificio de 39 pisos de la Secretaría General. Otros 2.000 han permanecido en el sitio de 6,8 hectáreas (17 acres), incluido el secretario general Ban Ki-moon y otros funcionari9os de alto rango, quienes trabajan en un edificio temporal construido justo al norte de la sede principal, el cual no fue afectado por Sandy.

El trabajo de remodelación terminará antes de la reunión anual de líderes mundiales en la Asamblea General en septiembre de 2014.

Starr dijo que la marejada provocada por Sandy envió agua al tercer sótano, inundando por completo el cuarto sótano, donde se ubica la planta de enfriamiento, algunas instalaciones de imprenta y otras oficinas.