Visa, la mayor red de tarjetas de crédito del mundo, anunció hoy que ganó 2.144 millones de dólares en el conjunto de su ejercicio fiscal 2012, el 41 % menos interanual, aunque solamente en el último trimestre su beneficio prácticamente se duplicó.

La firma, con sede en San Francisco (California, EE.UU.), se anotó durante los doce meses de su ejercicio 2012 un beneficio neto por acción de 3,16 dólares, comparado con los 5,16 dólares del conjunto de 2011, cuando ganó 3.650 millones de dólares.

Sin embargo, por lo que se refiere a los resultados del cuarto trimestre, a los que más atención prestaban los analistas estadounidenses, la financiera obtuvo un beneficio neto de 1.662 millones de dólares (2,47 dólares por acción), casi el doble que los 880 millones (1,27 dólares por título) del mismo periodo de 2011.

"Visa registró un sólido rendimiento financiero durante el cuarto trimestre y el ejercicio completo, como resultado de nuestra concentración en hacer crecer nuestro negocio base, acelerar nuestra expansión fuera de EE.UU. e invertir en tecnologías de próxima generación que definan el futuro de los sistemas de pago", dijo el presidente y consejero delegado de Visa, Joseph Saunders.

Los ingresos de la empresa alcanzaron en el conjunto del año los 10.421 millones de dólares, por encima de los 9.188 millones de 2011, mientras que sólo en el cuarto trimestre se colocaron en 2.731 millones, también por encima de los 2.383 del mismo periodo del ejercicio anterior.

Tan solo en el cuarto trimestre, el volumen de pagos realizados con los plásticos de Visa se incrementó un 6 % interanual para alcanzar los 978.000 millones de dólares, impulsado en buena medida por el avance del 10 % del volumen transfronterizo.

Por otro lado, el consejo de administración de la empresa ha autorizado un nuevo programa de recompra de acciones propias de clase A por un monto de 1.500 millones de dólares hasta octubre de 2015.

Las acciones de Visa cerraron hoy con un moderado avance del 0,33 % para cambiarse por 138,76 dólares cada una en la bolsa de Nueva York (NYSE), pero en las operaciones electrónicas posteriores al cierre, una vez que ya había difundido sus resultados, el avance se aceleraba al 1,47 %.