El Tribunal Supremo de Estados Unidos puede dictaminar hoy si es legal el uso de perros antinarcóticos para la detección de droga en una vivienda y proceder al registro de ésta con una orden judicial.

La máxima instancia examinará hoy si es una acción legal la que permite a la policía utilizar a perros entrenados para detectar con su olfato posibles alijos de droga o cultivos de marihuana en viviendas particulares y efectuar su registro.

El Tribunal Supremo de Florida había sentenciado que el empleo de este tipo de perros para proceder a registros de viviendas violaba la Cuarta Enmienda.

Protagonistas accidentales de la polémica son un perro pastor alemán, "Aldo", y un labrador, "Franky", ambos ya "jubilados", que empleaba la policía de Florida para detectar droga en viviendas y justificar la orden de registro.

Así, el fino olfato de "Franky" llevó, en un caso, a la detención de Joelis Jardines, residente cerca de Miami, a quien se le acusó de tráfico de más de 11 kilos de marihuana.

Los hechos se remontan a 2006, cuando la policía de Florida recibió una llamada anónima que alertaba sobre una posible actividad ilegal vinculada al uso de drogas en la vivienda de Jardines.

Posteriormente, la unidad canina antinarcóticos K-9 se personó en la vivienda de Jardines, en el condado de Miami-Dade, y utilizaron a "Franky" para detectar desde el exterior de la vivienda la existencia de droga.

Alertados por el perro, la policía obtuvo una orden de registro, penetró en la casa, encontró plantas de marihuana en su interior y arrestó a Jardines.

El Tribunal Supremo de Florida determinó entonces que el uso de los caninos para detectar posible droga en viviendas particulares era ilegal y, por lo tanto, no justificaba una orden de registro.

Ahora, Florida ha apelado esta decisión ante la máxima instancia de la nación.

Según Howard Blumberg, abogado de Jardines, "la historia completa de la Cuarta Enmienda se fundamenta en el hecho de que una vivienda es algo diferente", algo que se remonta al siglo XVII y que defiende que "el domicilio de un hombre es su castillo".