Por segunda noche consecutiva, la supertormenta Sandy y sus secuelas obligaron a David Letterman a revivir esa pesadilla recurrente de los artistas: actuar en un teatro vacío.

Las secuelas del huracán seguían causando estragos a instituciones del espectáculo en Nueva York como Broadway, el Carnegie Hall y Lincoln Center.

Pero la industria neoyorquina del entretenimiento luchaba por seguir adelante, incluyendo sus populares programas televisivos de tertulia de medianoche. Aunque "The Colbert Report" y "The Daily Show" volvieron a cancelar sus grabaciones, "Late Show" de Letterman, "Late Night" de Jimmy Fallon y una edición especial de "Jimmy Kimmel Live" de ABC, normalmente transmitido desde Los Angeles, sí trabajaron el martes.

Cuando el líder de la banda musical de "Late Show" Paul Schafer le preguntó a Letterman cómo abordarían tan extraña situación, Letterman respondió rápidamente: "Igual que todas las noches: fingimos que el público está aquí".

Y cuando Letterman presentó a su primera invitada, Kate Hudson, en lugar de la actriz apareció un hombre calvo de mediana edad — probablemente empleado de "Late Show" — que conversó con Letterman como si él fuera Hudson.

Los tres programas abordaron las dificultades de distintas maneras. Kimmel, un nativo de Brooklyn, tenía previsto grabar su programa en ese condado por una semana a partir del lunes. Comenzó en vez el martes por la noche — con público — en la Academia de Música de Brooklyn.

"Nací en Bay Ridge. Crecí en Mill Basin, y esta noche he vuelto para salvar al pueblo de la tormenta", dijo Kimmel, haciendo referencia a distintos vecindarios de Brooklyn. "Gracias por hacer caso omiso a las autoridades locales para estar hoy aquí".

Al igual que Letterman, Fallon grabó el lunes su programa sin audiencia, pero el martes recibió a un público con beneplácito.

"Antes que nada, gracias a nuestro maravilloso público por estar aquí esta noche", comenzó Fallon su monólogo. "Estoy tan contento de que estén aquí, porque el público de anoche fue el peor".

Mientras la ciudad calculaba los daños de la supertormenta, continuaban las cancelaciones de estrenos cinematográficos y producciones televisivas, además de un esperado concierto de Bruce Springsteen.

El recital de Springsteen y su E Street Band previsto para el martes por la noche en el Rochester Blue Cross Arena, en el norte del estado de Nueva York, se postergó hasta el miércoles debido a cancelaciones de vuelos a miembros de la banda y espectadores.

La ciudad revocó nuevamente los permisos de filmación el martes, y los sitios de grabación de "Smash", "Law & Order: Special Victims Unit", "30 Rock", "Deception" y "Do No Harm" permanecieron cerrados el miércoles, dijo NBC.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle