El candidato republicano a la Presidencia estadounidense, Mitt Romney, retomó hoy la campaña electoral a seis días de las elecciones y lo hizo en Florida, donde no olvidó a las víctimas de esa poderosa tormenta y pidió ayuda en apoyo a las víctimas.

Romney comenzó su jornada en el acto electoral en Tampa (Florida) con un tono positivo, valorando la ejemplar unidad de los estadounidenses ante "circunstancias como esta" y pidió ese mismo espíritu de cara a las elecciones del 6 de noviembre. Prometió que si gana impulsará reformas capaces de unir también a la ciudadanía.

El republicano es el único candidato que está hoy de campaña, ya que su rival en las urnas, el presidente Barack Obama, continúa con la agenda electoral suspendida para atender las necesidades generadas por el paso de "Sandy" por la costa noreste del país.

En Tampa, Romney contó con el apoyo del exgobernador de Florida Jeb Bush y el senador Marco Rubio, así como del candidato al Senado Connie Mack IV, y dedicó buena parte de su intervención a repasar los retos económicos que afronta el país.

En la primera de sus intervenciones previstas para hoy en Florida, el candidato republicano insistió en su idea de que EE.UU. no puede permitirse cuatro años más de mandato de Obama y defendió que el país necesita un cambio de rumbo.

Según una encuesta difundida hoy por la Universidad Quinnipiac, Obama aventaja en intención de voto a Romney por un punto (48 % a 47 %) en Florida, una distancia mucho menor que la reflejada en una encuesta difundida por esta misma institución el 26 de septiembre, cuando el demócrata gozaba del apoyo del 53 % y el republicano del 44 %.

Según esa encuesta, el 49 % de los habitantes de Florida cree que Romney es más capaz de arreglar los problemas económicos, mientras el que el 47 % apuesta por Obama.

Entre las mujeres del estado el apoyo es mayor hacia Obama (53 % a 43 %), aunque ese margen también se ha estrechado respecto a la encuesta anterior, lo mismo que entre la población negra (52 % a 43 %) y entre los hispanos (57 % a 39 %).

"El presidente tiene un liderazgo del 57 % frente al 39 % de Romney entre los hispanos de Florida, un margen mucho menor que el que obtiene en casi todos, si no en todos, los demás estados", dijo hoy Peter Brown, Brown, director adjunto del Instituto de Encuestas de la Universidad Quinnipiac al presentar estos datos.

En su opinión, la diferencia radica en los ciudadanos de origen cubano, que "generalmente son más republicanos que otros colectivos latinos y suponen un porcentaje mucho más elevado del voto hispano" en Florida.

En cambio, los independientes apuestan más por Romney (49 % a 44 %) en un estado donde el tema más importante de cara a las elecciones es la economía para el 51 % de los encuestados. El 15 % cita la cuestión de la cobertura sanitaria.

El 60 % de los encuestados cree que Obama se preocupa por las necesidades del ciudadano, mientras que el 38 % no lo ve así. En el caso de Romney, el 47 % opina que sí le preocupan las cuestiones ciudadanas mientras que el 49 % cree que no.

Florida es uno de los estados más disputados en esta recta final de la campaña, ya que aquí los candidatos están aún muy igualados en las encuestas y están en juego 29 votos electorales.

Tras su paso por Florida, el jueves Romney hará campaña en Virginia y el viernes en Ohio, donde coincidirá con Obama, ya que los analistas señalan que en esta ocasión ése también será un estado crucial para el resultado electoral del próximo martes.