La candidatura de Tokio para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020 ha anunciado la preselección de 11 proyectos para reformar el estadio olímpico de la ciudad, entre ellos los de arquitectos como Zaha Hadid, Toyo Ito o el estudio SANAA.

El Consejo de Deportes de Japón (JSC), propietario del estadio que sería la principal sede de los Juegos, ha preseleccionado 11 de entre los 46 proyectos presentados para remodelar las instalaciones de cara a la campaña de la capital nipona para organizar los JJOO y para el Mundial de Rugby de 2019 que acogerá el país asiático.

El resultado de la ronda de selección final, en la que el jurado presidido por el japonés Tadao Ando elegirá al proyecto ganador, se anunciará a mediados de noviembre, según un comunicado del JSC.

Entre los nombres de más peso figura el estudio nipón SANAA, premiado con el Pritzker 2010 y encabezado por los arquitectos Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa, que junto al estudio Nikken Sekkei, responsable de la Tokyo Sky Tree, han presentado un diseño apaisado con una cubierta y un armazón ondulantes.

También el de la angloiraquí, ganadora del Pritzker 2004, Zaha Hadid, que propone un estructura grandilocuente y dinámica en blanco nuclear, y el del japonés Toyo Ito, que apuesta por integrar árboles y vegetación en el interior de las zonas de acceso, todo rematado con una cubierta elíptica que refracta la luz.

La integración con el medio natural también caracteriza el proyecto del estudio que dirigen el italiano Dan Dorrel, la libanesa Lina Ghotmeh y el nipón Tsuyoshi Tane, que convierte el estadio en un enorme monte arbolado, o el del alemán Hubert Nienhoff, que propone transformarlo en una sucesión de enormes anillos de césped.

Al margen de los proyectos mencionados, también han sido seleccionados para la ronda final propuestas de estudios de Turquía, Holanda, Japón, Reino Unido y Australia.

Tokio, que ya organizó los Juegos en 1964, competirá como ciudad candidata con Madrid y Estambul, en una decisión final que se conocerá el 7 de septiembre de 2013 en la ciudad de Buenos Aires.

La capital nipona se postuló también junto a la capital de España, Chicago y Río de Janeiro para celebrar los Juegos Olímpicos de 2016, cuya organización recayó finalmente en la ciudad brasileña.