La salida neta de capitales de España alcanzó los 247.172,7 millones de euros en los ocho primeros meses del año, una cifra récord.

En el mismo periodo de 2011 el saldo era también negativo, aunque sólo de 398,1 millones, de acuerdo con los datos de la balanza de pagos publicados hoy por el Banco de España.

No obstante, el crecimiento de la salida de capitales se moderó significativamente en agosto, ya que en ese mes salieron sólo 11.797,1 millones, que suponen un 34,7 % menos que un año antes y el 21,5 % menos que el mes anterior.

Se acumulan ya catorce meses de salidas netas, si bien la mayor parte de ese saldo negativo se corresponde con operaciones interbancarias (entre entidades financieras).

En total, las inversiones en el mercado financiero -préstamos, depósitos y otros instrumentos- acumularon salidas netas por valor de 178.195,1 millones, frente a las entradas netas de 20.170,8 millones en el mismo período de 2011.

En lo que respecta a las inversiones de cartera -acciones, fondos de inversión, bonos y obligaciones, e instrumentos del mercado monetario-, se produjeron salidas netas por valor de 81.241 millones, mientras que un año antes salían 8.503,2 millones.

En este caso fue mayor la huida de capital extranjero (93.388,5 millones), en tanto que se repatriaron a España fondos por importe 12.147,5 millones.

Frente a las fugas de capital, las inversiones directas originaron en los ocho primeros meses del año entradas netas de 6.592,5 millones, cuando un año antes salían 11.384,7 millones.