Un partido de la derecha chilena anunció hoy que impugnará el triunfo de una nieta del presidente Salvador Allende (1970-1973) en las elecciones municipales del pasado domingo con el argumento de que hubo errores en la anulación de votos.

Maya Fernández Allende, candidata del Partido Socialista, fue elegida alcaldesa del ayuntamiento santiaguino de Ñuñoa con solo 92 votos de ventaja sobre el alcalde saliente, Pedro Sabat, del partido Renovación Nacional (RN).

El secretario general de RN, Mario Desbordes, aseguró hoy que su partido recurrirá al Tribunal Regional Electoral (TRE), porque tiene "antecedentes más que suficientes para demostrar que Pedro Sabat es el triunfador en Ñuñoa".

Desbordes dijo a la página electrónica del diario El Mercurio: "pensamos que hay más de mil votos que suponemos que son nuestros y están mal anulados. Ello será suficiente para que se produzca una modificación en el resultado parcial, lo que pondrá a Sabat como ganador".

Por su parte, el abogado de RN, Marcelo Brunet, sostuvo que el resultado electoral en Nuñoa será impugnado dentro del plazo legal que establece la ley: seis días tras la elección.

El domingo por la noche Pedro Sabat reconoció su derrota ante Maya Fernández Allende y le deseó suerte durante su próxima administración.

Este martes el director del Servicio Electoral (Servel), Juan Ignacio García, descartó la existencia de anomalías en el proceso de las elecciones municipales del pasado domingo después de que algunos candidatos a alcaldes y concejales denunciaran el extravío de más de un millón de votos.

"No hay votos perdidos. Hay actas defectuosas", explicó García, quien agregó que "es obvio que pueda haber una diferencia entre los sufragios de alcaldes y concejales, porque en las actas de estos últimos estaban los defectos".

En tanto, en la escuela básica Clara Estrella, ubicada en el municipio santiaguino de Lo Espejo, se encontraron votos, sellos y actas de la votación al interior de una caja destinada a la basura, correspondientes al proceso electoral del pasado domingo.

También el presidente del Partido Radical, el senador José Antonio Gómez, denunció hoy un fraude electoral en el municipio de Peumo, situado a unos 150 kilómetros al sur de Santiago, y dijo que hubo "vicios" en el proceso de elección municipal de esa zona.

"En el caso de Peumo es grave, porque ahí hemos detectado irregularidades, existiendo más votos para alcaldes que para concejales", enfatizó Gómez.

Frente a estos hechos, el subsecretario del Ministerio del Interior, Rodrigo Ubilla, señaló hoy a los periodistas "que es inaceptable que se deslice que el Ministerio del Interior y Seguridad Pública debería haber enmendado las actas con resultados de las elecciones municipales 2012 que presentaban incongruencias, para que puedan ser contabilizadas por el sistema computacional".

"Alterar un acta constituye un delito y podría catalogarse de fraude. No acepto cuando hay mala intención al emitir juicios temerarios que ponen en duda la democracia chilena", concluyó.

Este domingo, en el estreno del sistema de inscripción automática y voto voluntario, solo 5.495.929 ciudadanos acudieron a las urnas de los 13.404.084 que podían hacerlo.