Representantes de la Comunidad Andina (CAN) y la Unión Europea (UE) decidieron hoy en Quito afianzar la cooperación antidrogas como un mecanismo de integración, bajo una visión de responsabilidad común y compartida frente a ese fenómeno.

Esa es una de las conclusiones que dejó la "XI Reunión de Diálogo Especializado de Alto Nivel sobre Drogas" entre la CAN y la UE, que concluyó hoy en la capital ecuatoriana.

En un comunicado conjunto, ambas regiones destacaron el diálogo mantenido en Quito, donde surgió la necesidad de "fortalecer" al mecanismo de diálogo para encontrar "soluciones mutuamente aceptables y convenientes" en el empeño de encarar la problemática.

Asimismo, acordaron "fortalecer y armonizar la cooperación birregional a fin de profundizar los impactos de las políticas públicas" que ejecutan en materia de drogas.

La CAN y la UE remarcaron su voluntad de "enfrentar este difícil problema que afecta a la humanidad entera, a través de esfuerzos conjuntos que generen fórmulas de apoyo mutuo, mejorando el funcionamiento de la cooperación técnica y financiera".

Además, se comprometieron al "intercambio de experiencias, lecciones aprendidas y buenas prácticas, a fin de intensificar y hacer más efectiva la actuación birregional para afrontar el problema mundial de las drogas".

Finalmente, ambas partes fijaron a Bruselas como sede de la "XII Reunión de Diálogo Especializado de Alto Nivel", cuya fecha aún no ha sido acordada.

La CAN está integrada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, mientras que la UE a Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania y Suecia.