La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) se manifestó hoy "complacida" por la aprobación, el martes por parte del Parlamento de este país, de una ley anticorrupción que incorporará al Código Penal delitos como el testaferro y el tráfico de influencias.

"La Cicig considera que este instrumento ayudará a combatir un fenómeno criminal y social complejo que causa la ineficiencia e inoperancia del aparato estatal, afectando asimismo su patrimonio", dijo la comisión de las Naciones Unidas en un comunicado.

La lucha contra la corrupción, agregó, "debe ser integral y sistémica, fundamentada en la construcción de instituciones públicas sólidas y democráticas", por lo que "la aprobación de esta nueva Ley es otro paso en el combate a la corrupción y la impunidad".

La Ley contra el Enriquecimiento Ilícito, o ley anticorrupción, fue aprobada por 120 de los 158 diputados que integran el Poder Legislativo de Guatemala y contempla diversas penas y multas económicas.

Esta normativa tipifica el testaferro, el cobro de comisiones, el tráfico de influencias, nombramientos ilegales y el cohecho pasivo y activo como delitos y serán incorporados al Código Penal.

Según la Cicig, con esa nueva norma Guatemala cumple con los compromisos adquiridos en la Convención Interamericana contra la Corrupción, la Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional y la Convención Mundial de Naciones Unidas contra la Corrupción.

"Dichas convenciones promueven la tipificación de numerosas figuras delictivas, cuya incorporación al Código Penal se considera crucial para enfrentar la impunidad en Guatemala", agrega la institución.