El grupo de la Unasur para el seguimiento y evaluación de la situación en Paraguay recomendará a sus países miembros la designación de una misión que evalúe "in situ" el proceso electoral en ese país, según se anunció hoy al término de su cuarta reunión de delegados.

En declaraciones a la prensa, el presidente del grupo de alto nivel, Salomón Lerner, dijo que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) necesita "que se respeten (en Paraguay) los mínimos estándares internacionales de un sistema electoral transparente".

Por tal motivo, "esperamos que nuestro análisis dé por consentido que esto es lo que se está llevando a cabo en Paraguay".

Lerner agregó que el grupo anhela "que Paraguay siga siendo miembro de la unidad política de Unasur, que retorne a la democracia y que haya un proceso electoral transparente", tras la destitución de Fernando Lugo.

El expresidente del Consejo de Ministros de Perú informó que durante la reunión de hoy ha explicado a los embajadores representantes del bloque las visitas hechas a Brasilia y Caracas, y han elaborado un documento de trabajo con los pasos que debe seguir el grupo de alto nivel.

Asimismo, "hemos discutido la posibilidad de una misión de seguimiento que necesariamente tendría que poder trasladarse hasta Asunción para poder realizar in situ el seguimiento" a las actividades electorales en ese país.

Lerner añadió que este documento, con la propuesta de la creación de la misión "in situ", servirá de base para la reunión de cancilleres que organiza Unasur en Lima el próximo 29 de noviembre.

Al día siguiente, el 30 de noviembre, durante la cumbre presidencial de Unasur en Lima, los jefes de Estado tomarán una decisión sobre el trabajo del grupo de alto nivel en este caso.

"Estamos con mucho optimismo de que el proceso paraguayo que ya se ha iniciado llevará a que retorne al sistema democrático y los países de Unasur mantengan siempre la unidad política", afirmó Lerner.

Consultado con respecto a las críticas en Paraguay sobre el seguimiento que Unasur está haciendo a su proceso electoral, Lerner dijo que responden a prejuicios por no conocer el trabajo que tendrá la misión y quienes la integran.

"Una vez que se puedan encontrar a los personajes (que integren) la misión que lleva Unasur se van a ir disipando todos estos temores", indicó.

La cuarta reunión del grupo de alto nivel contó con la participación, además de Lerner, de los embajadores Glenn Alvares (Surinam), Rodolfo Mattarollo (Argentina), Guillermo Patriota (Brasil), Lorena Escudero (Ecuador) y Arturo Fermandois (Chile).

Asimismo, el embajador José Crespo (Bolivia), Horacio Serpa (Colombia), Iván Favereau (Chile), el embajador Juan José Arteaga (Uruguay) y Elvis Urbina (Venezuela).

El encuentro de hoy evaluó el estado de la situación en Paraguay basándose en las pautas de trabajo acordadas por los jefes de Estado de Unasur reunidos en la ciudad argentina de Mendoza, en junio pasado.

En esa cita también se decidió la suspensión de Paraguay del organismo así como el adelanto de la transferencia de la presidencia pro témpore a Perú.

La Unasur tomó la decisión de formar el grupo después de que el 22 de junio pasado el Senado de Paraguay aprobase la destitución de Fernando Lugo de la presidencia de su país, en un juicio político sumario, al responsabilizarle de la muerte de 17 personas en un desalojo de tierras.

La destitución fue rechazada por la mayoría de países de la región y Paraguay fue separado de la Unasur, que acordó formar un grupo especializado para dar seguimiento al caso, antes de tomar una decisión definitiva.