Aviones de combate sirios atacaron el miércoles bastiones de la oposición en las afueras de Damasco y en el norte del país mientras Turquía, un aliado clave de los rebeldes que tratan de derrocar al presidente Bashar Assad, parecía guardar distancia de un previo llamado a la imposición de una zona de exclusión de vuelos en Siria.

El régimen sirio ha intensificado sus ataques aéreos en días recientes luego del fracaso de una tregua propuesta por Naciones Unidas para cuatro días durante el feriado musulmán que culminó el lunes. Grupos de activistas indicaron que al menos 110 personas murieron en todo el país por ataques aéreos, bombardeo de artillería y combates el miércoles.

Gran parte de la violencia se registró en suburbios rebeldes de la capital del país y en las provincias norteñas de Idlib y Aleppo. El Observatorio Sirio para los derechos Humanos denunció que los aviones de combate del gobierno de Siria realizaron múltiples ataques en el distrito de Ghouta, un bastión rebelde cercano a Damasco.

También se registraron bombardeos en Maaret al-Numan, ciudad bajo el dominio rebelde, de acuerdo con el grupo con sede en Gran Bretaña, y que reúne reportes de una red de activistas en la región. Maaret al-Numan se extiende en una ruta clave de provisiones de Damasco a Aleppo y se ha convertido en un frente importante de la guerra civil.

Un coche bomba hizo explosión en una zona cercana a Damasco que es hogar de una ermita musulmana chiíta, matando a 11 personas e hiriendo a otras 39, reportó la agencia estatal de noticias SANA.

La explosión ocurrió en un suburbio de la capital donde se encuentra la ermita de Sayeda Zeinab, la nieta del profeta Mahoma, que es famosa entre devotos iraníes y turistas.

___

Los periodistas de The Associated Press Zeina Karam en Beirut y Dale Gavlak en Amán, Jordania, contribuyeron a este despacho.