El maratón previsto para este próximo domingo en Nueva York, en el que todos los años unos 50.000 corredores recorren los cinco barrios de la ciudad, se mantendrá a pesar de los destrozos causados por el huracán "Sandy", confirmó hoy el alcalde, Michael Bloomberg.

"El maratón seguirá adelante. Esperamos que para el domingo la mayor parte del flujo eléctrico haya vuelto, si no todo", apuntó Bloomberg durante una comparecencia ante la prensa, en la que informó de que esta carrera, la más numerosa que actualmente se disputa en el mundo, partirá de Staten Island, por lo que han estado despejando esta zona, así como las principales vías de la ciudad.

El alcalde reconoció que hay algunos ciudadanos que opinan que el maratón no debería celebrarse en las actuales condiciones que vive la Gran Manzana tras el paso de "Sandy", pero remarcó la importancia que este evento tiene en la economía neoyorquina, motivo por el que es deseable que se dispute.

"Hay una enorme cantidad de pequeños negocios que dependen de los corredores, muchas personas han acudido aquí, y tenemos que mantener nuestra economía. Creo que aquellos que perdimos querrían que la ciudad saliera adelante, por los que dejaron detrás", aseveró Bloomberg.

Sin embargo, el primer edil sí pidió que los participantes se pongan un límite, "en torno a las ocho o las nueve de la noche", para que, a partir de esa hora, los rezagados no sigan corriendo, "por los recursos y por si aún hubiera apagones eléctricos".

Esta carrera, que sigue un itinerario de más de 42 kilómetros de longitud a través de los cinco barrios neoyorquinos y en la que anualmente participan unas 50.000 personas, se viene celebrando desde 1970, y suele congregar a unos dos millones de espectadores.

A la espera de que se restablezca el servicio de metro para que los corredores puedan llegar hasta la línea de salida, en Staten Island, el registro para inscribirse se abrirá previsiblemente mañana.