El publicista Marcos Valerio Fernandes, condenado a 40 años de prisión por las corruptelas que sacudieron a Brasil en 2005, ha ofrecido colaborar con la justicia a cambio de una pena más blanda, confirmaron hoy fuentes judiciales.

Fernandes fue uno de los personajes claves de una densa trama de corruptelas tejida por el Partido de los Trabajadores (PT) durante el primer mandato presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva.

El caso está en manos del Tribunal Supremo, que desde el pasado 2 de agosto ha juzgado a 37 acusados y declarado culpables a 25.

Hasta ahora, sólo se ha dictado la sentencia contra Fernandes, condenado a 40 años, 1 mes y 6 días de prisión por los delitos de asociación ilícita, corrupción activa, malversación, lavado de dinero y evasión de divisas.

El presidente del Supremo, Carlos Ayres Britto, confirmó que la corte recibió una oferta de "colaboración" presentada por la defensa de Fernandes, quien pretende así apegarse a los beneficios de la llamada "delación premiada", que pudieran reducir su condena.

El magistrado, sin embargo, consideró que esa oferta es "tardía", pues "el caso ya ha sido juzgado", con lo cual una nueva declaración de Fernandes no modificaría el fallo.

Ayres Britto admitió, no obstante, que el pedido ha sido recibido y será estudiado por el tribunal, que deberá decidir si lo acepta o no.

El abogado del publicista, Marcelo Leonardo, confirmó también que ha presentado ese recurso, aunque declinó explicar qué podría añadir su cliente al proceso.

Según estableció la corte durante el juicio, Fernandes fue el "operador financiero" de las corruptelas y puso dos de sus empresas al servicio del PT entre los años 2002, cuando Lula ganó por vez primera las elecciones, y 2005, cuando fue denunciado el escándalo.

La corte comprobó que las empresas de Fernandes eran beneficiadas con contratos amañados de organismos públicos y que luego el dinero acababa en manos del PT, que lo usó para financiar campañas en forma ilegal y sobornar a dirigentes de otros partidos, para "comprar" así la mayoría parlamentaria que Lula no había ganado en las urnas.

Entre los 25 reos declarados culpables en el llamado "juicio del siglo", figuran el exministro de la Presidencia José Dirceu, uno de los hombres más cercanos a Lula, el expresidente del PT José Genoino y el antiguo tesorero de esa formación Delubio Soares.

La corte comenzó a dictar sentencias contra los 25 culpables la semana pasada, pero interrumpió el proceso hasta el próximo 7 de noviembre, debido a que el juez instructor, Joaquim Barbosa, tuvo que viajar a Alemania para someterse a un tratamiento médico.

Además de condenar a Fernandes a 40 años de prisión, el tribunal ha dictado una sentencia parcial de 14 años y tres meses de cárcel para el empresario Ramón Hollerbach, socio del publicista.

Hollerbach ha sido sentenciado hasta ahora por los delitos de asociación ilícita, corrupción activa y malversación, pero aún están pendientes las penas que le corresponderán por lavado de dinero y evasión de divisas.