Representantes del Banco Mundial (BM) le dieron hoy el visto bueno a la Alcaldía de Bogotá para contratar los estudios de ingeniería de detalle del tren metropolitano que le fueron encargados a un consorcio español.

Al cabo de una reunión de más de tres horas, el BM emitió un fallo de "no objeción" con el que le da luz verde a la Administración del alcalde bogotano, Gustavo Petro, para firmar en las próximas semanas el contrato con Euroestudios SL-IDOM Consultoría S.A.-Cano Jiménez Ingeniería S.A., según medios locales.

Una vez formalizada la contratación, el consorcio español contará con 15 meses para la realización de los estudios, que comprenden frentes como los de prácticas de construcción, localización de estaciones, los rieles que podrán usarse y la ubicación de pasos deprimidos, puentes y túneles, entre otros asuntos.

Para este fin, hay destinados 80.000 millones de pesos (43,87 millones de dólares), de los que 30.000 (unos 16,39 millones de dólares) correrán por cuenta del Banco Mundial y el resto a la de la Administración bogotana.

De acuerdo al cronograma acordado por las partes, el primer tramo del metro puede empezar a construirse en 2015, y si se siguen los planes trazados, Bogotá podría tener su esperado metro en 2018, después de numerosos estudios que datan de la década de los cincuenta del siglo pasado.

La proyectada primera línea de este sistema de transporte para Bogotá tendrá una longitud de 29 kilómetros, 20 de ellos subterráneos, y su costo ha sido calculado en 1.920 millones de dólares.

El de Bogotá será el segundo tren metropolitano de Colombia, después del de Medellín (noroeste), en operación desde 1996.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, se reunieron a mediados de septiembre pasado para evaluar el avance de este proyecto.