Varios opositores al Kremlin fueron detenidos hoy en las dos principales ciudades de Rusia, Moscú y San Petersburgo, cuando trataban de participar en un mitin no autorizado en defensa del artículo 31 de la Constitución rusa, que garantiza la libertad de reunión.

Fieles a la llamada Estrategia 31, que consiste en convocar todos los días 31 en el mismo lugar y a la misma hora un mitin en defensa del artículo 31 de la Carta Magna, algunos opositores se dieron cita en la céntrica plaza Triumfálnaya de Moscú, donde ya les esperaba la policía.

Varios opositores fueron detenidos en las proximidades de la sala de conciertos Chaikovski de la capital rusa incluso antes de llegar al habitual lugar de las concentraciones.

Tras detener a una joven que portaba una tableta táctil a modo de pancarta con símbolos del acto de protesta, los agentes se fueron a por un activista del movimiento Frente de Izquierdas, que minutos antes de ser llevado al autobús de la policía hablaba con los medios de comunicación.

Poco después, las fuerzas del orden detuvieron al creador de la Estrategia 31, el escritor y líder del movimiento La Otra Rusia Eduard Limónov y a varios de sus acompañantes, que le rodeaban como guardaespaldas.

En la segunda ciudad de Rusia, una decena de opositores fueron detenidos por no acatar la orden de la policía de disolver la concentración no autorizada.

Los activistas de la iniciativa creada por Limónov llevan tres años sin hacer un mitin en la plaza Triumfálnaya, que todos los días 31 es ocupada por cientos de agentes de las fuerzas de seguridad rusas que detienen a los opositores.

Desde hace dos años, las autoridades municipales de Moscú mantienen vallada la plaza con el pretexto de unas excavaciones arqueológicas y la construcción de un aparcamiento subterráneo.