Cuatro entidades financieras españolas, BMN, Liberbank, Caja 3, y CEISS (Caja España-Duero), necesitarán ayudas públicas para recapitalizarse, según estimaciones del Banco de España y la Comisión Europea.

Por el contrario, el Banco Popular e Ibercaja "serán capaces" de salir adelante sin apoyo estatal.

En un comunicado, el Banco de España informó hoy de la evaluación que realizó con la Comisión Europea sobre los planes de recapitalización de las entidades que, según el informe de la consultora estadounidense Oliver Wyman, necesitan capital adicional para enfrentarse a un escenario adverso.

Los dos entidades que no necesitarán ayudas publicas son el Banco Popular, que podrá captar por sí solo los 3.223 millones que necesita, al igual que Ibercaja que, tras romper su alianza con Liberbank y Caja3, solo tendrá que levantar del mercado 226 millones.

Liberbank, que tiene que captar 1.198 millones de euros, aseguró hoy que su única apelación a un instrumento público será al "banco malo", al que transferirá parte de sus activos inmobiliarios.

Salvo esta medida, la entidad se compromete a no solicitar fondos financieros públicos, por lo que cubrirá sus necesidades de capital adicional "a través de medios propios, lo que garantiza la plena viabilidad", dijo a EFE un portavoz.

De momento se desconocen cuáles son los planes de Caja3, resultado de la fusión de varias cajas de ahorros, que, si quiere continuar su andadura en solitario, deberá recapitalizarse en 779 millones de euros.

En caso de que no pueda hacerlo por sí sola, podrá pedir ayuda al organismo público Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) mediante la emisión de bonos convertibles.

El FROB se compromete a comprar esos bonos que emitan las entidades antes de que acabe 2012. Si encuentra inversores privados, las entidades podrá recomprar esos títulos antes del 30 de junio o, de lo contrario, el FROB convertiría los bonos en acciones.

Esta es una de las opciones que contempla BMN para financiar parte de sus necesidades de capital, que ascienden a 2.208 millones de euros.

El grupo BMN - formado por Caja Murcia, Caja Granada, Caixa Penedés y Sa Nostra- señaló, no obstante, que pedirá menos de 500 millones de euros en ayudas publicas, la cuarta parte de lo que necesita.

El resto prevé obtenerlo mediante el traspaso de activos inmobiliarios al futuro "banco malo", así como con la venta de activos de su cartera de participadas, y el canje de participaciones preferentes y subordinadas.

La cuarta entidad que tendrá que pedir ayudas es CEISS, aunque de momento se desconoce si prosperará o no su proyecto de fusión con Unicaja, que se encuentra en una mejor situación.