Las selecciones de España y Brasil son las grandes favoritas para levantar la Copa del Mundo de fútbol sala, un torneo que no ha conocido otro vencedor y que celebrará a partir de mañana en Tailandia su séptima edición.

En las ediciones anteriores, Brasil, vigente campeona, ha ganado cuatro títulos, el último de ellos en Río de Janeiro en 2008, mientras que España ha alzado dos copas mundiales en Guatemala (2000) y Taiwán (2004), además de perder la final en la edición anterior ante la escuadra anfitriona.

Precisamente, la final de Río de Janeiro es el último enfrentamiento entre ambas selecciones y se decidió con los jugadores en el punto de penalti, una vez concluyeron el tiempo reglamentario y la prorroga con empate a 2 goles.

Las selecciones de Rusia, subcampeón de Europa, e Italia llegan a este Mundial como las alternativas para romper este "bipartidismo".

"La Roja", entrenada por José Venancio López, mantendrá el bloque que ganó la Eurocopa en Croacia el pasado febrero, el sexto título continental y cuarto de manera consecutiva, liderado en la pista por el jugador blaugrana Sergio Lozano, nombrado "mejor jugador de la liga española".

Doce de los catorce futbolistas que ganaron en Croacia estarán en Tailandia. Faltan el portero Luis Amado, que anunció su retirada de la selección en agosto y que estará sustituido por Rafa Fernández, y el pívot Rafa Usín, que deja el puesto al hispanobrasileño Fernandao, quien llega al Mundial recién recuperado de unos problemas musculares.

En su último partido de amistoso, España derrotó por 15-0 a la selección de Malasia en Bangkok.

Por su parte, la selección brasileña, dirigida por Marcos Sorato, se presenta con su jugador más mediático, Falcao, después de que fuera sometido a una resonancia magnética el 15 de octubre pasado que confirmó la recuperación de su lesión.

"La canarinha" se medirá mañana en su estreno a Japón, selección contra la que hace una semana solo pudo empatar a tres goles en un amistoso, mientras la selección española debutará el viernes contra Irán, combinado que ya le puso en aprietos durante el primer partido del Mundial de 2008.

Rusia, que acude a Tailandia con cinco brasileños nacionalizados, se ha ganado el papel de alternativa a los grandes favoritos tras el fútbol desplegado en la pasada Eurocopa, donde cayó derrotada por España en una agónica final que se decidió en la prorroga, después de que la selección española empatara el partido a falta de 35 segundos para la conclusión del tiempo reglamentario.

Por su parte, en la selección "neroazurra" solo repetirán dos jugadores del pasado mundial, aunque su excelente fase de clasificación, 26 goles a favor y 5 en contra, les ha valido la condición de candidatos peligrosos.

Argentina y Paraguay, actuales campeones y subcampeones del campeonato Sudamericano, junto a Portugal, también tienen posibilidades de subir al podio.

Ucrania, Irán, Egipto, República Checa, Guatemala, Colombia, Japón, México y Costa Rica son los combinados candidatos para acompañar a los favoritos en octavos de final.

Tailandia, Libia, Australia, Islas Salomón y los debutantes Panamá, Serbia, Kuwait y Marruecos tratarán de hacer un papel digno durante esta séptima Copa del Mundo de fútbol sala.

Será el primer Mundial con 24 equipos, de los cuales el primer y segundo clasificados y los cuatro mejores terceros de la primera fase pasarán a las rondas eliminatorias.

Las eliminatorias directas comenzarán con los octavos de final el 11 y 12 de noviembre, los cuartos de final que se disputarán el día 14, las semifinales el 16 y la final del tornero, junto con el partido por el tercer y cuarto puesto, tendrá lugar el 18 de noviembre en Bangkok.

Grupo A: Tailandia, Costa Rica, Ucrania y Paraguay.

Grupo B: España, Irán, Panamá y Marruecos.

Grupo C: Brasil, Japón, Libia y Portugal.

Grupo D: Argentina, México, Italia y Australia.

Grupo E: Egipto, Serbia, República Checa y Kuwait.

Grupo F: Rusia, Islas Salomón, Guatemala y Colombia.