El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe como mediador en Siria, Lajdar Brahimi, expresó hoy su esperanza en que China juegue "un mayor papel" en los esfuerzos para lograr el fin de la violencia en Siria.

Brahimi se expresó en estos términos ante los periodistas en el inicio de su reunión con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi en Pekín, a donde llegó el martes.

"China puede jugar un papel activo en la resolución de los acontecimientos en Siria", señaló el mediador.

China, miembro permanente y con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ha bloqueado en tres ocasiones junto a Rusia resoluciones de la ONU contra el régimen de Bachar Al Asad, por considerar que podrían abrir la puerta a sanciones o intervenciones militares.

En cambio, ha manifestado su apoyo a la labor mediadora de la ONU y la Liga Árabe, tanto con Brahimi como con su antecesor, Kofi Annan.

Responsables del Gobierno chino se reunieron en agosto con una enviada especial del Gobierno sirio y, un mes después, con una delegación de un grupo de la oposición, a los que pidió "una solución política, pues el uso de la fuerza no resolverá la crisis en el país árabe".

El lunes, día en que China anunció la visita de Brahimi, el diario oficialista chino "Global Times" aseguró de que miembros de grupos separatistas uigures en el noroeste chino (que Pekín considera terroristas) han viajado a Siria para unirse a grupos armados de la oposición al régimen de Al Asad.